jueves, 28 de noviembre de 2013

Carta del esposo de Sonia Garro a la hija de uno de los cinco espías

Por Ramón Alejandro Muñoz/ Prisionero político.
COMBINADO DEL ESTE, 28 de Noviembre.- En Cuba, “territorio libre de América”, hay una población de casi 12 millones de habitantes. Toda esta población sufre desengaños terribles cuando sus familiares son llevados a prisión por causas inventadas y sin prueba alguna; pero resulta que en diversos periódicos y revistas han salido publicaciones de los llamados 5 héroes, y la familia de Ramón Labañino -uno de los cinco espías- han hecho declaraciones al respecto.
No sé jovencita, cuál es la historia que a ustedes le han contado, pero en las cárceles donde se encuentra tu padre hay cosas que se pueden hacer que en las cárceles de Cuba no.
Por ejemplo, en la revista cubana “Zunzún”, sale una publicación donde tú y tus hermanas, están en prisión con tú padre, y la revista comenta que no se les permitía entrar cámaras fotográficas; entonces, ¿Quién sacó esa foto?, no les permiten que él las toque y en una de las fotos él te tiene las manos agarradas.
¿Tú sabes cómo funciona el régimen penitenciario en las cárceles cubanas? seguro que no. Pues bien, yo te contaré y vamos a comparar los dos sistemas.
Para tu conocimiento, en las cárceles de Cuba hay también presos políticos; en las cárceles de Cuba se tortura y se asesina; hay miles de reclusos sufriendo constantes agresiones por parte de los guardias, y ningún verdugo ha pagado por sus crímenes.
En las cárceles de Cuba, y en especial las de máxima seguridad Combinado del Este, la comida es poca y de mala calidad; incluso, en ocasiones viene hasta podrida.
En las cárceles de Cuba, a los familiares no les permiten traer a la visita, mayonesa, perros calientes, pizzas, dulces, aceite, jamón, arroz, y mucho menos carne ni jugos naturales hechos en casa. Las cartas para tus hijos, esposa y otros familiares no te las dejan sacar, te las leen y después las rompen.
Las condiciones humanas son pésimas; la higiene, peor todavía. La privacidad es violada, porque te requisan hasta los genitales antes y después de la visita. Todos somos humillados y tratados como animales. Exactamente igual que lo hacían los nazis en los campos de concentración.
Puede ser que tú mamá no te haya contado sobre los terroristas que colocaron las bombas en la Bodeguita del Medio y en el Hotel Copacabana, donde perdió la vida un ciudadano de origen italiano.
Pues pequeña, Chávez Abarca y Cruz León -autores de acto terrorista- se encuentran en el Combinado del Este, ubicada en La Habana, y ellos disfrutan de condiciones que nosotros que somos cubanos, hijos legítimos de esta tierra que nos vio nacer, no tenemos.
Tienen teléfono en sus habitaciones, ventiladores, neveras con agua fría, alimentos de buena calidad y son atendidos por una buena comisión médica, mientras que nosotros nos podemos morir que no aparece un médico.
En el programa Mesa Redonda, descaradamente, para denunciar la mala alimentación que sufren los “cinco héroes” explicaron que por más de una semana estaban comiendo pollo sin papas, que el bistec no tenía cebolla y que el helado estaba derretido.
A nosotros, los prisioneros cubanos -sobre todo a los políticos-, nos dan papa sin pollo, cebolla sin bistec, y el helado nunca lo hemos visto aquí;  pero bueno, la mayoría de los ciudadanos cubanos no pueden disfrutar de esos alimentos.
Seis libras de azúcar, media libra de aceite, 7 libras de arroz, 10 onzas de frijoles, y un pan de 90 gramos por persona, y por la libreta de racionamiento, es todo el capital alimentario que ha podido garantizar el “Estado benefactor” a su pueblo durante más de medio siglo.
El Gobierno Cubano se harta de decir que tenemos un bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos hace más de 54 años, pero realmente en Cuba hay tres bloqueos, el bloqueo que tiene el Gobierno Cubano contra su propio pueblo, el bloqueo en las prisiones, y el bloqueo racista.
¡Qué ironía!, en el año 2000 Fidel Castro proclamó que de todos los proyectos el que más le apasionaba era el de convertir las prisiones en escuelas, porque es el más humano, el más justo y socialista; pero, parece que Fidel Castro llevó a cabo su proyecto de atrás para alante, y son las escuelas las que han acabado convirtiéndose en prisiones.
Acaso, ¿usted sabe que la Seguridad del Estado no permite que nuestros compañeros de causa nos visiten en la prisión, y que las Damas de Blanco son brutalmente golpeadas por reclamar de forma pacífica la libertad de los presos políticos?.
¿Te gustaría de que a ti, a tu hermana, a tu abuela, tu mamá o a otro de tus familiares los golpearan por pedir la libertad de tu padre? Estoy seguro que no.
¿Usted tiene conocimiento que mi esposa, Sonia Garro Alfonso -presa política y Dama de Blanco- fue herida en su pierna izquierda por el disparo de un arma de fuego por el sólo hecho de no estar de acuerdo con el régimen de Fidel Castro?
Ella se encuentra presa; la veo cada tres meses en un pabellón, o sea que en el año sólo la veo 4 veces. Les parece poco castigarnos de esa forma y la habitación que nos dan es la de los condenados a muerte y a cadena perpetua; tienen rejas de hierro y una puerta de aluminio con llave; además, tiene micrófonos y cámaras.
¿Le parece a usted, jovencita, que eso es justo? ¡Qué desesperación! Quien te escribe es Ramón Alejandro Muños González, ciudadano cubano, preso político y periodista independiente; casado, padre de 12 hijos.
Actualmente estoy recluido en la prisión Combinado del Este, condenado a 14 años de privación de libertad; y mi esposa, Sonia Garros, fue condenada injustamente a 10 años de cárcel. Tanto mi esposa como yo somos héroes; pero eso no te lo contaron tus padres.

Nota: Este escrito será enviado al Consejo de Estado, la Mesa Redonda; los periódicos Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores y el magazine Calle del Medio; al sitio digital Cubadebate, la emisora Radio Martí y todos los sitios de internet que quieran solidarizarse con nuestra causa.

VIDEOS