lunes, 6 de mayo de 2013

Pobladores abandonan sus hogares por azote de la sequía

Por Arian Guerra Pérez/ Hablemos Press. 

La Habana, 6 de Mayo.- Los pobladores de Cinco Palma, un caserío intrincado en la Sierra Maestra,  perteneciente a la provincia Granma, se han visto obligados a tomar medidas ante la escasez de alimentos,  provocada por la fuerte sequía que azota a esa región.

Cinco Palma, situada a 32 kilómetros del municipio Media Luna, no es la única comarca afectada por la lluvia. La sequía se extiende por diversas regiones del Oriente de Cuba, entorpeciendo el desarrollo de los cultivos, relatan diversas fuentes consultadas.

Elio Pérez, campesino, ex empleado de la UBPC (Unidad Básica de Producción Cooperativa), Ernesto (Che) Guevara, explicó personalmente a Hablemos Press, que los trabajadores de este Centro tienen que recorrer 5 kilómetros para garantizar una parte del suministro de agua al ganado y a algunas instalaciones ganaderas.

Aseguró, además, que "el ganado se encuentra enflaquecido en su totalidad, debido a las condiciones en que permanece".

"Hay falta de transporte para el traslado de forrajes y melaza, hacia lugares donde se almacenan los alimentos como reserva para el tiempo de sequía, pero también lo más alarmante es la despreocupación del gobierno". 

Los ciudadanos se quejan de la difícil situación que están viviendo, aunque, en un comunicado trasmitido por la emisora local Radio Bayamo, el Grupo de Gestión del Conocimiento y Medio Ambiente del CITMA, dijo que existen 11 presas en la provincia Granma que abastecen a la población a través de la red Hidráulica.

Salvio Milán Torres, un campesino que estudió agronomía, residente en la comarca La Güira, dijo que los pozos de su localidad se encuentran en un estado  tan degradante, que  no les permite a los pobladores  extraer el preciado líquido, y que a ellos no le llega la red hidráulica.  

“Los vecinos de estos barrios lavamos la ropa con cualquier agua, esté o no contaminada. Se nos hace difícil porque nosotros tenemos que cargar el agua al hombro en recipientes de metal o plástico a más de un kilómetro de distancia de nuestras casas”, alegó Sonia Arias, otra residente en La Güira.

Consuelo Pérez, residente en Melena del Sur, provincia Mayabeque, quien recientemente visitó el municipio Media Luna, comentó: "La gente ha tenido que hacer posos en medio de los ríos que permanecen secos para poder coger un poquito de agua".

"Muchos bateyes como Las Cajas, Los Corrales, Limoncito...han quedado sin habitantes que han abandonado sus casas y emigrado principalmente para las provincias Ciego de Avila, Las Tunas, Sancti Spiritus, Matanza, Mayabeque y La Habana debido a la escasez de agua y alimentos", señaló Consuelo, quien también emigró hace dos años de Cinco Palma.

La sequía afecta a toda la provincia Granma, a 700 kilómetros al este de La Habana, y a otras provincias de la región Oriental.

Un trabajador del CITMA, dijo que en muchos ríos de la provincia Holguín, como lo son Uñas, Jibara, Velazco etc., no presentan las condiciones favorables para abastecer a la población.

Manuel Martínez León, residente en el poblado La Hégira, de Velazco, Holguín, comentó al ser consultado, que tiene que caminar más de 4 kilómetros arriando una yegua con dos cantinas para buscar agua. 

Aseguró Martínez que "la producción de leche del ganado de los campesinos a bajado mucho debido a la sequía".

Sin embargo, un artículo publicado en el Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba, periódico Granma, con fecha 7 de diciembre del 2012, y titulado "Incumplimientos que cuestan millones", asegura que los bajos rendimientos de leche en el país no es responsabilidad de la sequía, y acusan por ello el desvío de recursos existentes en las granjas lecheras. 

VIDEOS