viernes, 19 de abril de 2013

Cárceles de lujo: El rostro del fraude

Celdas tapiadas en el Técnico de Instrucción Policial 100 y Aldabo. Foto: Roberto J. Guerra.

Por Ernesto Aquino Montes/ Hablemos Press.
La Habana, 19 de Abril.- Una de las características que define la incapacidad del socialismo para crear bienestar es la falta de funcionalidad de las instituciones, que   bajo los gobiernos de partido único se convierten en figuras sociales casi simbólicas; el ciudadano pasa a ser propiedad del Estado, condición que limita sus libertades y anula el respeto a los más elementales derechos naturales.

En Cuba, como en todos los países gobernados por el comunismo, la justicia es un rehén de la ideología.

Recientemente, el sitio digital Cubadebate, publicó un reportaje sobre la “Dulce Vida” en las prisiones cubanas; y aunque la mentira, por lo superlativo del fraude no logra engañar, por lo menos demuestra que la tiranía no ha perdido su sentido del humor; y sobre todo, su lamentable costumbre de acusar al resto del mundo de sus propios delitos.

Un gobierno, que no respeta el derecho a la libertad de expresión, ni es capaz de garantizar la higiene elemental de la ciudad, de las escuelas y los hospitales que ofrecen servicio al ciudadano común; un gobierno que en más de 50 años en el poder, no ha podido garantizar al trabajador cubano un salario digno o una vivienda decorosa, no puede convencer a ninguna persona, medianamente inteligente, de que las prisiones en Cuba son lujosas y confortables casas de descanso.

Según Cubadebate, mientras el sistema e instalaciones penitenciarias en Cuba exhiben un modelo de cuentos de Hadas, “el resto de los países latinoamericanos, además de tener altos porcentajes de personas presas sin condena, también enfrentan fenómenos como el hacinamiento, violencia contra las mujeres, corrupción, despojos de derechos básicos a los reclusos, condiciones de vida insalubres y otros, que convierten las cárceles en pantanos humanos, en lugar de centros de rehabilitación”.
¿A qué cárceles se refiere Cubadebate? porque la cita describe, con absoluta fidelidad, el estado actual de cárceles como el Combinado del Este, en La Habana; Kilo 7, Kilo 8, y Kilo 9, en Camagüey; Nieves Morejón, en Sancti Espíritu; Ariza, en Cienfuegos; Taco Taco y 5 y medio, en Pinar del Río, y Las Mangas, Prisión Provincial de Granma, ubicada en el municipio Bayamo, por sólo citar algunas de las más de 250 prisiones diseminadas en todo el país -cifra que evidencia el crecimiento de la actividad delictiva en la Isla, y la incapacidad del gobierno para crear las condiciones sociales y morales necesarias para reducir el delito.
Pero volvamos al párrafo donde Cubadebate delira (con la típica ceguera del cómplice, el indiferente y el inescrupuloso), acerca de las condiciones carcelarias en Latinoamérica.
Según este sitio -tan deshonrado como las causas que defiende-, los países latinoamericanos tienen “altos porcentajes de personas presas sin condena” y enfrentan -entre otros fenómenos-, “violencia contra las mujeres, corrupción, despojos de derechos básicos a los reclusos y condiciones de vida insalubre”.
Veamos, algunos ejemplos de cómo se cumplen dentro del sistema penitenciario cubano estos “altos porcentajes de personas presas sin juicio”.
Francisco Chapotín Barco, de 65 años de edad, lleva un 1 año y tres meses encarcelado SIN JUICIO; el periodista independiente Calixto Ramón Martínez Arias (recientemente liberado), permaneció 7 meses encarcelado SIN JUICIO; la Dama de Blanco Sonia Garro Alfonso, lleva 1 año y 1 mes encarcelada SIN JUICIO; Alejandro Ramón Muñoz González (Cocorio), lleva 1 año y 1 mes encarcelado SIN JUICIO; Madelín Lázara Caraballo Betancourt, permanece desde hace 6 meses encarcelada SIN JUICIO; Marcelino Abreu Bonora, lleva 9 meses encarcelado SIN JUICIO; Niorvis Rivera Guerra, lleva 1 año y un mes encarcelado SIN JUICIO; la lista, es extensa; y a esa lista se suman 46 trabajadores de la Zona Franca, que en estos momentos permanecen desde hace más de 1 año encarcelados SIN JUICIO, en el Técnico de Instrucción del Ministerio del Interior, conocido por  100 y Aldabó, debido a su ubicación.
Con relación a la “violencia contra las mujeres”, los testimonios gráficos en fotos y videos, sobreabundan. Semana tras semana, decenas de mujeres, miembros del movimiento Damas de Blanco Laura Pollán, en toda la isla, son agredidas de palabra y acción por pandillas paramilitares entrenadas, dirigidas y apoyadas por la Seguridad del Estado.
Del mismo modo, activistas de otras organizaciones femeninas -sin distinción de edad y estado de salud- sufren los mismos tratos crueles y degradantes.
En cuanto a la “corrupción”, “despojos de derechos básicos” y “condiciones de vida insalubres” -otros de los grandes males que según Cubadebate existen en las cárceles latinoamericanas-, desde hace más de medio siglo toda Cuba vive bajo el azote de esos infortunios, mientras Fidel y Raúl Castro continúan atropellando los procesos democráticos latinoamericanos, con su injerencismo depredador y su propósito de convertir a los pueblos de América en rebaños sometidos a obediencia incondicional.
Todo cuanto se diga sobre las condiciones de las cárceles en Cuba, no se puede Legitimar mientras se ignore la participación de observadores imparciales y el testimonio de cientos de reclusos, que a través de sus denuncias revelan los abusos, torturas y otras violaciones de los derechos humanos llevados a cabo constantemente en las prisiones cubanas.
Yo desafío al gobierno del General Raúl Castro a que permita la inspección de Organizaciones Internacionales de Derechos Humanos al interior de las cárceles cubanas, sin restricción y con la participación de una comisión integrada por miembros de la sociedad civil independiente cubana: Periodistas, Intelectuales, Activistas pacíficos de Derechos Humanos y Movimientos Políticos opositores.

VIDEOS