miércoles, 6 de febrero de 2013

Pobre Castro que no entiende a Puerto Rico

Por Ernesto Aquino Montes/ Hablemos Press.

La Habana, 6 de Febrero.- El 28 de enero, al asumir la Presidencia Pro Témpore de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), el Presidente cubano Raúl Castro Ruz dijo -refiriéndose a Puerto Rico-: “Nuestra comunidad estará incompleta mientras falte en ella el escaño de Puerto Rico, nación hermana genuinamente latinoamericana y caribeña que padece una situación colonial”.

Castro II, -a imagen y semejanza de su desactivado hermano- desprecia el ejercicio de la voluntad popular que puede decidir su destino en esa patria de la democracia que es el pluripartidismo.

El Presidente cubano (que no fue elegido en consulta popular), prefiere ignorar -y no por falta de información- que en el Plebiscito llevado a cabo en Puerto Rico en el año 1967, la opción de Independencia sólo obtuvo el 0,06%  de los votos; que en el Plebiscito de 1993 sólo alcanzó el 4,4% y en el de 1998 el por ciento de puertorriqueños que querían la independencia no pasó del 2,5%.

Raúl Castro, y la Petroizquierda dolarizada -que apoyó con su silencio la idiotez malsana de un Puerto Rico colonizado-, Parecen haber tenido un ataque neurogeriátrico a la memoria, que no les permitió recordar que en el año 2004 el Partido Independentista  Puertorriqueño no  quedó inscrito como partido político en las elecciones  porque no alcanzó el 3% de votos íntegros o el 5% de sufragios para su candidatura a la gobernación; Y que en el año 2008 -por segundo cuatrienio consecutivo- tampoco quedó inscrito, luego que no alcanzara el 3% de los votos íntegros o el 5% de los sufragios para su candidatura, o un 7% de votos bajo la insignia del partido, y que los dos escaños que poseía -por acumulación-, en la asamblea legislativa del país, los perdió en las elecciones generales, perdiendo de ese modo, toda representación legislativa.

Desde el año 1952, Puerto Rico es un país que decidió -por voluntad expresa de la mayoría-  apoyar la opción política del Partido Popular Democrático y convertirse en Estado Libre Asociado (ELA); excepto en 1998, cuando se efectuó la campaña por la opción ninguna de las anteriores, (que ganó con el 50,3% de los votos) como protesta por la inclusión de territorial en el renglón del ELA por parte del Partido Nuevo Progresista.

Pero lo más desconcertante para el injerencismo socialista del castrismo,
-que quiere presentar la imagen de un puerto Rico sometido- son los resultados de las consultas populares acerca de la Estatidad(Estadoismo), la opción que propugna el Partido Nuevo Progresista que propone la incorporación de Puerto Rico como Estado a la Unión Federal de los EE.UU.

Según el Plebiscito de 1967, el 39% de los puertorriqueños votó a favor de la anexión; en la consulta popular de 1993, el voto alcanzó el 46,6% y en el Plebiscito de 1998, 46,5%  del pueblo de Puerto Rico votó a favor de la Estatidad; y como si esto no bastara, en el año 2008 la Ideología  Anexionista del  Partido Nuevo Progresista ganó las elecciones de 2008 con 53,85% de votos para su candidato Luis G. Fortuño.

“Puerto Rico es una nación hermana, genuinamente latinoamericana y caribeña”, estamos de acuerdo; pero es también, un ejemplo de lo que puede hacer la voluntad popular cuando el ciudadano vive bajo la protección de un Estado de Derecho.

En cuanto a que “padece una situación colonial”, no hay dudas que el Presidente Castro estaba pensando en Cuba: En los casi 30 años de colonialismo soviético y en el posterior entreguismo a la Venezuela de Chávez, que aún padecemos los cubanos.     

VIDEOS