sábado, 25 de agosto de 2012

Arrestan a bibliotecarios independientes cubanos al salir de la Sección de Intereses


El activista Juan Carlos frente a una biblioteca independiente. Un grupo de activistas en una biblioteca. Foto: Calixto Ramón.

Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.



La Habana, 24 de agosto.- La policía política cubana persiguió y arrestó a varios bibliotecarios independientes que habían participado en un taller, en la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba (SINA),  este viernes.

Las detenciones se efectuaron en calles aledañas a la SINA cuando los bibliotecarios, unos 20, regresaban a sus casas.

Un grupo de activistas en una biblioteca


"El taller en el que participábamos se trataba de como manipular una tabla amazonkindle", comentó Lázara Mijan, quien pudo escapar del operativo policial, junto a Magaly Norvis Otero y Julio Beltrán.

Entre los detenidos se encuentran Juan Antonio Madrazo Luna, Julio Rojas Portal y Mario Echevarría Driggs. A estos dos últimos le fueron incautadas dos tablas de amazonkindle, a cada uno, cámaras fotográficas, documentos personales y manuales de como manipular un Kindle DX.

Los Kindle DX, son lector de libros electrónicos con capacidad para almacenar cientos de libros, periódicos, revistas digitales y otros materiales en formato digital.

"El operativo montado era grande, muy grande. Había una cantidad de agentes de la Seguridad del Estado regados en carros Ladas y motos por todas partes en las calles cercanas a la SINA, que fue un milagro que algunos se escaparan", dijo Driggs, al ser liberado.

Driggs y Rojas fueron detenidos en los bajos del edificio Foxa, a tres cuadras de la SINA.

"Fuimos trasladados a la Unidad de la Policía de Zapata y C en el Vedado, donde nos confiscaron todo", dijo Driggs.

Otero señaló que "los detenidos pueden ser más; algunos burlamos el cerco, éramos muchos y todos no pudimos escapar".

El régimen cubano cataloga a los bibliotecarios independientes y disidentes como contrarrevolucionarios al servicio del gobierno de los Estados Unidos. En el 2003,  más de 20 bibliotecarios fueron detenidos y condenados a penas de entre 5 y 20 años de cárcel, y sus bibliotecas confiscadas y quemadas.

Los libros encontrados en las casas de los disidentes -en la mayoría- son publicaciones de escritores cubanos que se han exiliado.

Las Bibliotecas Independientes son centros culturales comunitarios alternativos que tienen como objetivo fundamental la promoción de una lectura sin Censura.

"Lectura sin Censura, es un objetivo que ha guiado el trabajo y compromiso de cubanos que desde las Bibliotecas Independientes tratan de impulsar el accionar de sus conciudadanos. El concepto de Lectura sin Censura, promovido dentro de una sociedad totalitaria, ha logrado romper el hermetismo que controla la información en la isla, en manos del gobierno por más de cinco décadas...",  indica un Manual del Bibliotecario Independiente.

VIDEOS