viernes, 30 de septiembre de 2011

Presionan a médicos para que integren las "Brigadas de Respuesta Rápida"




Por Jaime Leygonier / Hablemos Press.


La Habana,  30 de septiembre.― Funcionarios del Partido Comunista de Cuba y la policía política  visitan  en sus centros de trabajo  a los médicos  para que ingresen en las represivas  "Brigadas de Respuesta Rápida", las  turbas que moviliza el Gobierno para golpear y vejar a disidentes y Damas de Blanco.

Según fuentes, hace meses que el Estado  se dio a la tarea de reactivar  sus listados de empleados dispuestos a esa labor para-militar, pero su gestión  de reclutamiento no logra el éxito que desea y los reclutados de hace unos años hoy evitan participar.

Un médico rechazó la propuesta con el argumento  de que él era responsable por la salud de los pacientes  bajo su cuidado y que en el caso de que muriera algún paciente mientras él estaba movilizado por las Brigadas de Respuesta Rápida: "¿Quién responderá ante la ley sino yo por esa muerte?"

Otro médico respondió: "Yo no estoy para ir a dar golpes sino para curar a los que les den golpes".

El miedo a perder el empleo, particularmente de funcionarios y de empleados en empresas que pagan alguna mensualidad en dólares, es el principal medio de reclutamiento para estas turbas.

Las Brigadas de Respuesta Rápida están compuestas principalmente por funcionarios, empleados, chivatos, delincuentes de barrio y policías de civil que bajo las ordenes de la Sección 21 del Departamento de la Seguridad del Estado operan contra los disidentes con acoso o agresión física en sus hogares o en la calle, lo cual permite a la policía ocultar su mano y  arrestar a las víctimas "para protegerlos del pueblo indignado por su labor contrarrevolucionaria".     

Método imitado de las secciones de Asalto hitlerianas por Fidel Castro quien lo empleó por primera vez  masivamente en  1959 contra la Iglesia Católica y lo legalizó bajo el nombre actual por  aclamación  de la Asamblea Nacional del Poder Popular el 28 de diciembre de 1990.

Por Jaime Leygonier / Hablemos Press.

La Habana,  30 de septiembre.― Funcionarios del Partido Comunista de Cuba y la policía política  visitan  en sus centros de trabajo  a los médicos  para que ingresen en las represivas  "Brigadas de Respuesta Rápida", las  turbas que moviliza el Gobierno para golpear y vejar a disidentes y Damas de Blanco.

Según fuentes, hace meses que el Estado  se dio a la tarea de reactivar  sus listados de empleados dispuestos a esa labor para-militar, pero su gestión  de reclutamiento no logra el éxito que desea y los reclutados de hace unos años hoy evitan participar.

Un médico rechazó la propuesta con el argumento  de que él era responsable por la salud de los pacientes  bajo su cuidado y que en el caso de que muriera algún paciente mientras él estaba movilizado por las Brigadas de Respuesta Rápida: "¿Quién responderá ante la ley sino yo por esa muerte?"

Otro médico respondió: "Yo no estoy para ir a dar golpes sino para curar a los que les den golpes".

El miedo a perder el empleo, particularmente de funcionarios y de empleados en empresas que pagan alguna mensualidad en dólares, es el principal medio de reclutamiento para estas turbas.

Las Brigadas de Respuesta Rápida están compuestas principalmente por funcionarios, empleados, chivatos, delincuentes de barrio y policías de civil que bajo las ordenes de la Sección 21 del Departamento de la Seguridad del Estado operan contra los disidentes con acoso o agresión física en sus hogares o en la calle, lo cual permite a la policía ocultar su mano y  arrestar a las víctimas "para protegerlos del pueblo indignado por su labor contrarrevolucionaria".     

Método imitado de las secciones de Asalto hitlerianas por Fidel Castro quien lo empleó por primera vez  masivamente en  1959 contra la Iglesia Católica y lo legalizó bajo el nombre actual por  aclamación  de la Asamblea Nacional del Poder Popular el 28 de diciembre de 1990.

No hay comentarios:

VIDEOS