lunes, 7 de marzo de 2016

Autoridades cubanas izan una bandera deteriorada

El que ultraje o con otros actos muestre desprecio a la Bandera… incurre en sanción de privación de libertad.

Por Rolando Reyes Rabanal/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Hace dos domingos, el 21 de febrero pasado, después de participar en la campaña #TodosMarchamos, que se lleva a cabo para exigir la libertad de los presos políticos en la localidad habanera de Miramar, Playa, específicamente en 3ra y 26, un grupo de activistas fuimos detenidos por agentes de la Policía Nacional y del Departamento de la Seguridad del Estado, por el supuesto delito de desorden público.
Normalmente, ellos suelen conducir a los miembros de sexo masculino hacia el Centro de Procesamiento de la Policía Nacional VIVAC. En esa ocasión, me mantuvieron por más de 6 horas en un carro de patrulla ubicado frente al mástil de la bandera en ese lugar, desde donde tuve tiempo suficiente de percibir el pronunciado grado de deterioro que presenta el símbolo patrio.
En el momento en que me sacaron de la patrulla para entregarme las pertenencias que me habían sido ocupadas, y tener frente a mí al capitán de guardia, le hice la observación y a continuación le pregunté irónicamente si quería que la oposición le donara una bandera. Él bajo la cabeza.
Un domingo después, o sea el 28 de febrero, participé nuevamente en la campaña #TodosMarchamos. Todo el proceso se repitió de manera casi idéntica. Al bajarme del carro jaula, me dejaron nuevamente en un carro patrulla frente al mástil de la bandera, y vi que era la misma. Esta vez fui más allá de la ironía, pensé en los estatutos que regulan el uso de la bandera:
LEY No. 62: CODIGO PENAL, LIBRO II, TITULO IV: DELITOS CONTRA EL ORDEN PÚBLICO, CAPITULO III: ULTRAJE A LOS SIMBOLOS DE LA PATRIA donde establece el Artículo 203: El que ultraje o con otros actos muestre desprecio a la Bandera, al Himno o Escudo Nacionales, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas.
Cualquiera se preguntaría ¿Por qué no la mandan a coser siquiera?, ¿Por qué la dejaron deteriorar tanto?, ¿El MININT no puede comprar una bandera nueva cuando utiliza grandes recursos para reprimir a los ciudadanos cubanos que exigen sus derechos?

Es preocupante lo que sucede en este centro, perteneciente al Ministerio del Interior (MININT), sito en Calabazar, municipio Boyeros, en La Habana. Sobre todo, teniendo en cuenta que la autoridad debería dar el ejemplo.

VIDEOS