viernes, 4 de marzo de 2016

5 temas que el presidente de EE.UU debería abordar en Cuba

Trabajadores del sector privado continúa sin contar con un mercado mayorista. Foto/ HP

Por Lisbán Hernández Sánchez/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Tras la puesta en marcha de negociaciones entre Cuba y Estados Unidos en el pasado año 2015, con vistas a mejorar las relaciones bilaterales entre ambos países, sería bueno resaltar los esfuerzos del Presidente Barack Obama por lograr una nueva política dentro de la isla.
Es un paso político que da esperanza a los cubanos que radican dentro de Cuba. Sin embargo, hay cinco aspectos de nuestra actual realidad, de los que el mandatario norteamericano probablemente desconozca, el nivel real de deterioro que presentan y cómo afectan al pueblo de la isla.
El primer  de ellos sería el de las cárceles y su gran población penal. A  diario esta población de cautivos se incrementa con condenas arbitrarias, abarrotando las numerosas prisiones con reos sancionados  sin haber contado con todas las garantías legales. Son encerrados en pésimas condiciones, y como resultado el elevado índice de enfermedad y mortalidad entre penados es espeluznante.
El segundo de los aspectos a tocar tendría como tema la crisis habitacional e higiénico-sanitaria de las urbes y poblados, algo recientemente reconocido por el propio Gobierno. El envejecimiento y deterioro generales de toda la infraestructura que los sostiene constituyen uno de los más preocupantes problemas para los urbanitas.
El tercero a abordar es el de las condiciones en que se encuentran los centros médicos de atención a la salud. Las facilidades para impartir atención médica a la población son pésimas. Para colmo, luego de asistir a los pacientes,  y precisamente debido a la falta de higiene general, y a la particular en estos centros, los expone a complicaciones y contagios.
El cuarto  aspecto a resaltar es el de los centros para atención al adulto de la Tercera Edad, conocidos comúnmente como asilos.  Ninguno posee las condiciones mínimas para la atención, el cuidado y la alimentación adecuada de estos veteranos.
El último  a resaltar es el del incipiente sector privado. Continúa sin contar con un mercado mayorista, imprescindible para adquirir materiales a bajo precio. Además,  sufre  acoso desmedido de los inspectores estatales por no contar con regulaciones claras y definidas que establezcan sus límites y derechos. Ambos obstáculos les impiden expandirse como mini empresas y lograr la verdadera privatización de sus negocios.

La visita del mandatario no constituiría la solución a más de 57 años de involución, causada por el fatal manejo de un sistema fallido, el que apenas comienza a abrirse a la evolución y la tecnología que mueve al mundo. Pese a ello,  su  llegada no deja de ser la esperanza para muchos. Les significa abrir la puerta al avance y la mejoría de una nueva Cuba, y quizá por fin  abrirla al mundo.    

VIDEOS