viernes, 19 de febrero de 2016

Medidas tomadas por Asamblea Nacional de Cuba no garantizan la alimentación del pueblo

Los mercados estatales con muy pocos productos. Foto/ Elio Delgado

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Después de que se hablara en la recién terminada Asamblea Nacional de Cuba sobre los productos del agro y la necesidad de disminuir sus precios, estos desaparecieron del mercado, en primera instancia y luego se encarecieron aun más. El Estado ha tomado medidas con los revendedores creando un caos al respecto.

Muchos establecimientos que venden este tipo de productos, han disminuido su oferta habitual. Las frutas, vegetales y viandas se han convertido en un lujo para la dieta del cubano.

Una libra de malanga (tubérculo muy apreciado en la dieta de los cubanos), puede costar entre 10 y 12 pesos, mientras la libra de tomate oscila entre los 8 y los 15 pesos, y una col puede costar hasta 15 pesos, en un país donde una persona con salario medio, no gana más de 25 pesos en una jornada de trabajo. Cada uno de los productos, que aunque anteriormente se encontraban caros, hoy en día lo están aun más. 

Las autoridades decidieron topar el precio de los alimentos y eliminar a los intermediarios. A raíz de la medida, comenzaron a decomisar camiones cargados que abastecían a los diferentes mercados, y esto se extendió a los carretilleros (vendedores ambulantes), quienes a partir de las determinaciones gubernamentales elevaron los precios.

Consultando a vendedores, estos coinciden en vender a altos precios ya que el pago de las licencias no contempla que tengan productos o no y el desabastecimiento los perjudica. Refieren que el Estado, cada día, aumenta los productos de primera necesidad en las Tiendas Recaudadoras de Divisa, teniendo que equiparar sus ganancias para poder adquirirlos.

Adalberto, que es cuentapropista y tiene un puesto donde vende frutas, viandas y vegetales, refiere que “el gobierno nos exige bajar los precios pero mantienen el 240 por ciento por encima del precio de costo de los artículos en la shopping”.
Al parecer, el gobierno no puede solucionar la grave situación respecto a la alimentación del pueblo. Las medidas tomadas son ineficaces, si se tiene en cuenta que no llegan los productos necesarios a la canasta de la mayoría de los ciudadanos.


En la Isla, se suele hablar mucho de la preocupación del Estado por la salud de las personas, y uno de los requisitos para llevar una vida saludable es tener una buena alimentación. Muchas personas se preguntan: ¿Cómo puede haber un pueblo sano, cuando la mayoría de ellas no pueden adquirir los alimentos que necesitan?

VIDEOS