martes, 9 de febrero de 2016

La basura emponzoña La Habana

Baterías mezcladas con detritus son una fracción de lo que  contamina el subsuelo y las aguas de consumo humano.  Foto/HP

Por Jaime Leygonier/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- No  hay medidas racionales  ni criterio ecológico para colectar las baterías desechadas en Cuba. Millones de personas las tiramos mezcladas con la basura común, y así marchan a descomponerse en los vertederos a cielo abierto de las afueras de las ciudades.
Desde hace décadas aumenta el número de estas baterías en uso. Alimentan celulares, mandos de televisión, linternas, despertadores, timbres de puerta, etc.
La Habana, con unos 3 millones de habitantes, vierte sus desechos en basurales abiertos por áreas rurales de las afueras. Y así ocurre en cada ciudad y pueblo del país.

Por el peligro ecológico que significan, en otras naciones las seleccionan aparte y hasta las reciclan. Sin embargo, en la nuestra se están integrando lentamente a la tierra y pasando al sustrato acuífero. De ahí se surten los acueductos y los pozos. Y estos millones de baterías son sólo un minúsculo ejemplo de los desechos nocivos que Servicios Comunales vierte en campos cercanos.

VIDEOS