martes, 9 de febrero de 2016

Cuatro tiendas: Cuatro precios del mismo producto

El 99% de los productos en la TRD superan el salario diario de un trabajador cubano. Foto/HP

Por Doris Mons Otero/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Hace unos días acudí a la Tienda Carlos III (de la cadena TRD), muy cerca de la zona donde resido, y allí adquirí un par de  chancletas de baño de color blanco, muy bonitas, por el precio de 11 cuc.
Como me gustaron tanto, quise tener otro par, así que, al día siguiente, regresé a la misma tienda en busca de otro par, pero de color rojo. Sin embargo, no encontré lo que buscaba; no había el número que uso, ni tampoco el color.
Pensé que en la tienda Yumurí (de la misma cadena), a unas cuadras de allí, podría resolver, y al llegar me sorprendí, pues encontré las mismas chancletas a 8 cuc, tres pesos convertibles menos.
Preocupada por esta diferencia de costo, y teniendo en cuenta que era el mismo producto, me volví al centro comercial Carlos III para poder disipar mis dudas.
Al preguntar en el mismo departamento donde había comprado las chancletas, la dependiente (no la misma que me había atendido cuando compré) me explicó que la diferencia seguramente era porque yo había visto el producto en el departamento de niños de la tienda Yumurí, y por eso eran más baratas. Luego me esquivó la conversación y siguió atendiendo a otros clientes. No muy conforme con la respuesta, me retiré del lugar para intentar conseguir las chancletas que buscaba y de paso proseguir mi investigación. 
Me dirigí a Ultra, otra de las unidades de TRD, ubicada en la Calle Reina. Allí tampoco había mi pie, sin embargo el precio era diferente al de Carlos III y también al de Yumurí. Las chancletas costaban 6.50 cuc.
Justamente en la acera del frente, en el establecimiento El Gallo, también ofertaban el mismo producto a 7.00 CUC. ¿Qué política de precios tendrá esta cadena, que en un radio de menos de dos kilómetro el mismo producto tiene cuatro valores diferentes?
Lo sucedido es mucho más sospechoso, teniendo en cuenta que cuando un producto de esta cadena de ventas no está en existencia, generalmente sucede en todas sus unidades.
Al parecer, la diferencia de precios se debía a una adulteración. Probablemente el precio real sea incluso inferior a los 6.50 cuc. Nadie lo sabe. Si uno pregunta, te dan cualquier respuesta tonta.
Finalmente, me compré las chancletas en El Gallo, donde sí había mi número, al precio de 7.00 pesos convertibles.

Lo que me sucedió con las chancletas les ha sucedido con otros productos a personas que conozco. ¿Hasta cuándo va existir este tipo de abusos con el pueblo? Es hora de acabar con que nadie tenga una respuesta para aclarar estos tristes incidentes.

VIDEOS