miércoles, 10 de febrero de 2016

Alarmante situación de la agricultura en Matanzas

Un joven vende plátanos frutas. Foto/ Elio Delgado.

Por Oscar Sánchez Madan/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- La agricultura en esta provincia de más de 690,000 habitantes enfrenta una situación preocupante. Se pudo confirmar por los diferentes problemas presentado en los últimos dos años y el oscuro escenario que se avizora para el 2016.
Mediante la errónea estrategia socialista de planificación excesiva centralización y estatismo, el régimen castrista no logró solucionar los problemas que durante 57 años afectan a este importante sector económico. Y aunque en el año 2008 el dictador Raúl Castro inició una reforma de la economía, la misma no resulta consistente.
De esto se desprende que dificultades en la selección de los recursos e inestabilidad en los productores, y la falta de cultura y habilidad para el trabajo sean algunas de las deficiencias que disminuyeron el aseguramiento de la producción de cultivos, animales e instalaciones agrícolas. Y así ocurrió tanto en las cooperativas estatales como en la del sector privado del territorio matancero durante 2014.
En el transcurso de esos 14 meses también se detectaron problemas como el pago tardío a muchos productores, el incumplimiento de la zafra azucarera (2013-2014), y una elevada cifra de muerte o robo de ganado vacuno, entre otras anomalías que afectaron la economía y la alimentación de la población.
En el año 2015 se incumplieron las cifras propuestas para cultivos como la papa, el frijol, el maíz, el tomate, el sorbo y el arroz. Las principales causas  del fracaso fueron las condiciones climatológicas adversas, la falta de combustibles y la deficiente planificación y organización de la producción. A todo esto, debido a la escasez y rotura de máquinas cosechadoras, se sumó la insuficiente explotación de todas las áreas bajo riego.
Además, hay retraso en estos cultivos para el 2016, ya muy afectados por las recientes lluvias. Sumado a ello, durante el 2015 no se avanzó lo necesario en la siembra de plátano, un producto cuyo costo causaría pérdidas financieras a la economía nacional en el caso de tener que importarlo para satisfacer la demanda interna.
A los anteriores problemas, hay que añadir que la antigua joya de la economía local, la Empresa Genética de Matanzas, el pasado año contabilizó más de 11,500 muertes de ganado vacuno. Este hecho, incluyendo el extravío de unos 1,500 ejemplares, apunta a la falta de control y responsabilidad de los funcionarios de este consorcio estatal.  Se agrega que en el territorio hay municipios como Perico que descuidaron la masa ganadera. En la actualidad, en esta localidad la insuficiencia de comida para animales y la constante falta de controles posibilitaron el incremento de las muertes, robos y sacrificios ilegales de reses.
En consecuencia, según dejaron entrever dudosos informes oficiales, el modesto avance logrado en la agricultura local en el 2015 no contribuyó a disminuir los precios de los productos comercializados, ni compensó la demanda de la población. En la actualidad, granos, viandas, frutas, hortalizas y otras mercancías están ausentes o sus existencias son excesivamente caras.

La presente situación de la agricultura en Matanzas es tensa. Nuevas rachas de lluvia afectaron cultivos como el boniato, el tomate, la yuca y el frijol. Es una situación tan peliaguda  que obligó al gobierno local a  poner tope a los precios de los productos en los mercados. El escenario se podría complicar aún más si, tal como vaticinó el Instituto de Meteorología, el mes de febrero, período decisivo para la zafra azucarera, se despliega con demasiada lluvia.

VIDEOS