jueves, 10 de diciembre de 2015

Violencia semanal en la capital cubana

Más de una docena de jóvenes y un policía terminan lesionados en  peleas y agresiones.
Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.
LA HABANA.- Más de 10 heridos a causa de riñas entre jóvenes acudieron al cuerpo de guardia del Hospital Universitario “General Calixto García” en  la madrugada del sábado 5 de diciembre. Algunos presentaban lesiones muy graves, con peligro para la vida. Llegaron acompañados por agentes del orden público, y la algarabía de algunos familiares y amigos que acompañan a los lesionados.
En  la mañana del mismo sábado también llegó al cuerpo de guardia un miembro de la policía herido a cuchillazos. El agente declaró que vestido de civil, mientras lavaba su moto un desconocido “se le encarnó” (en lenguaje popular, cuando alguien arremete contra otro), y sin dar tiempo a defenderse, lo agredió con un cuchillo, ocasionándole varias heridas.
Luego el sujeto se dio a la fuga. Las lesiones localizadas en el tórax y en los brazos del agente fueron tratadas por los ortopédicos y los cirujanos de guardia, decidiéndose su ingreso para observar la evolución de las mismas. Por su localización pudieran traerle complicaciones.
Ambos incidentes de violencia ocurrieron en el municipio Centro Habana, donde la mayoría de la población vive en condiciones cercanas a la marginalidad.
En las fiestas y otros eventos sociales es donde se observa el incremento de los actos violentos. Los resultados de actos brutales como los narrados concurren a diario a muchos centros hospitalarios de la capital, y  a menudo se pierden algunas vidas.  
Condiciones de vida de los policías
No son buenas las condiciones de vida para la mayoría de la población. Por eso no resulta poco común que en los múltiples barrios marginales de la capital, donde residen muchos de los agentes de la policía, estos hagan relaciones corrientes con vecinos que resultan personas de mal comportamiento social.
Por estas razones, en no pocas ocasiones los encargados del orden público en el país son arrastrados a violar las leyes, o a permitir que se violen en su beneficio, para así obtener ganancias y poder satisfacer sus necesidades mínimas.
Esta es una realidad fácilmente perceptible cada día en las calles. A pesar de un numeroso cuerpo de agentes del orden público, a veces no se puede tener certeza de si los ciudadanos estamos verdaderamente protegidos por este cuerpo armado.
Violencia juvenil y gobierno
Dentro de este desolador panorama, se torna algo corriente y cotidiano presenciar muchos hechos de violencia en la población cubana, fundamentalmente entre los más jóvenes.
Muchos pierden la vida en plena adolescencia a causa de hechos violentos. En esa etapa de maduración, las personas tienen mayores bríos, son muy impulsivos y  quieren satisfacer de inmediato sus muchas necesidades.
Los problemas básicos que a diario afrontan los ciudadanos en la isla,  como la vivienda, conseguir alimentos y el bajo poder adquisitivo en general, probablemente sean fundamentales en las causas del aumento de esta violencia. Más la educación y el nivel de escolaridad también influyen. Se conoce que en el presente muchos  niños en edad de estudio se sienten desestimulados a continuar. Y es que la superación profesional en Cuba no significa alcanzar un mejor nivel de vida en el futuro.

Mientras el gobierno cubano,  proclama a toda voz un “sistema social justo”, con grandes logros en su haber, la violencia entre las personas aumenta desproporcionadamente. Al parecer, no resultó la política aplicada por más de 57 años. De hecho, provoca manifestaciones de desorden y violencia cotidianos, los que siempre son comunes  en países  fallidos por su  mala administración.   

VIDEOS