miércoles, 23 de diciembre de 2015

Suben de precio los juguetes en Navidad para la población cubana

Juguetes en las tiendas. Los padres cubanos hacen su máximo esfuerzo por mantener la ilusión de sus hijos, sin embargo, las dificultades económicas y la escasez hacen de esta tarea un verdadero tormento.  

Por Yamilé Naranjo Figueredo/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- A pesar de los intentos del régimen cubano por borrar del imaginario del pueblo aquellas fechas significativas relacionadas con la religión católica, una parte importante de la población aún respeta y festeja dichas tradiciones, y espera con ansias la llegada de la Navidad, y de los Reyes Magos. 
Sin embargo, el sentimiento es encontrado, pues la alegría que cabe esperar por estas fechas, se ve empañada por un temor, el de los padres a no poder cumplir con las demandas que sus hijos les hacen a los Reyes, que es el mismo temor a que la pobreza termine minando las ilusiones de los menores.

A pocas horas de las festividades, algunos padres coincidieron en Tienda Recaudadora de Divisa, Ultra, una de las mayores del país, y comentaron sus inquietudes.

“Yo soy una madre soltera. Tengo dos niños y cada vez que llega ese día me preocupo, por no poder regalarles a mis niños lo que ellos quieren. Es que los precios están muy altos. Tenemos que privarnos de tantas cosas aunque sea para comprarles algo de tres o cuatro dólares. Es para que rebajaran los precios en un 20 o en un 30% en estas fechas”, comentó la joven Yudisnaivi González.
 
Por su parte, Felicia Abreu, vecina del municipio Centro Habana, expresó que “no quisiera que llegara ese día, porque en mi casa viven tres niños. Ellos ponen su cartica debajo de la cama con el nombre de los juguetes que les gustaría tener. Desde bicicletas, hasta piscinas inflables. Yo les digo que pongan cosas sencillas, no vaya a ser que se les acabe [a los Reyes] lo que pidieron. Mi sobrino, que es el más grande, me dice `tía, yo pido juguetes baratos porque sé que los padres son los que los compran´ ¿Te imaginas cómo eso me partió el corazón?”

Gladys Palomino, residente en el edificio 874 de Alamar, afirmó que hay que salir con antelación a comprar los regalos, porque a mediados de mes ya no se encuentra nada acorde a sus posibilidades económicas: “Yo me acuerdo que en mis tiempos los padres te aconsejaban que pusieras la cartica días antes en el arbolito de navidad, para que los Reyes Magos viesen lo que queríamos. Era bonito creer que esa misma madrugada viniesen con sus trineos a traer los regalos. Yo me enteré que eran mis padres cuando estaba en sexto grado”.

En pocos Tiendas estatales se pueden encontrar juguetes a precios módicos.

Un muñeco para bebe tiene un precio entre 13.00 y 16 dólares, el salario de un trabajador mensual en Cuba. 

VIDEOS