jueves, 17 de diciembre de 2015

Se cumple un año ¿y qué?

Una bandera estadounidense colgada en un bici-taxi cubano. Foto/HP
Por Arián Guerra Pérez/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Este 17 de diciembre se cumple el primer año de relaciones entre los gobiernos de Cuba y los EE.UU, los cubanos residentes en la Isla aseguran no percibir cambios significativos como producto del acontecimiento.

“Primero habría que escuchar al pueblo cubano. El cubano tiene que opinar sobre qué es lo que quiere cambiar, sobre qué es lo que necesita que cambie y con qué deberíamos quedarnos para establecer las medidas y las políticas correctas que respondan a esas necesidades”, comentó Juan Carlos Chillón Peisant, trabajador de Salud Publica.

Los acuerdos tomados podrían estar beneficiando la economía del país, la percepción de estos supuestos avances se haría imposible por dos condiciones fundamentales: corrupción y falta de información a la población.

Según destacan los medios de prensa oficiales en Cuba, ha habido un incremento notable en el turismo este año, pero el beneficio económico, aún no es suficiente para surtir las necesidades de los cubanos.

Otros ciudadanos comentaron

“Yo creo que no ha habido cambios significativos. Veo lo mismo” dijo Dairon Pérez Pedroso, conductor de bici-taxi.

Los trabajadores vinculados al sector del turismo han tenido mejoras por el aumento de visitantes a la Isla, pero todavía este es insuficiente. Se necesita de otras herramientas para poder crecer. 

La gran mayoría de los cubanos no ha percibido nada, evidentemente por las propias barreras del sistema político del gobierno cubano, que no vela porque esos beneficios sean repartidos para la mayoría de los cubanos. Existen demasiadas trabas todavía.

“Aquí con los turistas no se puede hablar porque la policía te detiene y conduce a una estación por jinetera y te aplican el asedio al turismo, condenado a cuatro años de peligrosidad social”, señala Julia Paseiro López.

Otros opinaron que cuando a un individuo se le acumulan de 3 a 4 actas de advertencias, le aplican “estado de peligrosidad” por acompañar a un turista.


En tanto permanezca sin cambios la política interna en Cuba, criterios como estos se harán eco en parques y calles de la Isla. Y aunque son pocos los que se atreven a manifestar sus ideas frente a una cámara, es el pensamiento común de muchos cubanos. 

VIDEOS