miércoles, 16 de diciembre de 2015

Reclamo de ayuda desde cárceles cubanas

Prisión 1580. Los presos son sometidos a duras condiciones de vida y a maltratos, mientras la televisión nacional expresa todo lo contrario. Aquellos que denuncian o reclaman, son severamente castigados.
Redacción de HABLEMOS PRESS.
LA HABANA.- Los presos políticos y comunes cubanos continúan siendo castigados por las autoridades debido a las denuncias que hacen sobre los atropellos cometidos contra ellos.
Las quejas más usuales se refieren a la mala alimentación y condiciones de existencia, así como a los maltratos físicos y psicológicos y a la expoliación de sus salarios.
El reo Luis Yudanis González denunció, desde la cárcel Combinado del Este, en La Habana, que el capitán José Luis, jefe de Reeducación, les amenaza por una acusación que presentaron ante la Dirección Municipal de Cárceles y Prisiones.
“La denuncia refería que no nos estaban dando el sueldo desde hacía 4 meses. El mismo oscila entre los 65 y los 110 pesos”, aseguró el prisionero, quien agregó  que la carta de denuncia fue regresada a la jefatura del Combinado del Este, desde donde tomaron represalias contra ellos.
Los autores de la denuncia trabajaban en la Cátedra Educativa, de la cual se desvincularon posteriormente a los castigos. Según ellos, el sueldo mínimo al que tienen derecho es unos 220 pesos mensuales.
Por su parte, desde la prisión Canaleta, ubicada en las afueras de la provincia Ciego de Ávila, el recluso Manuel Peña Rodríguez informó que en el destacamento 10 varios reos presentan vómitos, diarreas y fiebres altas. El más delicado de salud es el recluso José Romero, de 22 años de edad, a quien las autoridades se niegan a trasladarlo a un Hospital.
Eric Luis Mayor Cabrera, recluido en Las Mangas, prisión provincial de Granma, denunció la situación que enfrenta la población de este centro penitenciario:
“Varios reos han sido golpeados por el Sub Teniente Rojas, al  reclamar mejoras en las condiciones carcelarias y alimenticias. Aquí el desayuno es un ¼ de pan quemado y un vaso de un agua rojiza que no se sabe de que es. Nosotros no podemos buscarnos los alimentos, dependemos de las autoridades y estos nos maltratan cuando exigimos mejoras”.

Organizaciones independientes estiman en más de 70 mil el número de ciudadanos recluidos en la Isla que alcanza una población de 11,2 millones de habitantes. 

VIDEOS