miércoles, 2 de diciembre de 2015

Peligra la vida de activista cubano tras 53 días en huelga de hambre


Vladimir Morera Bacallao se declaró en huelga de hambre como protesta por su detención. El régimen lo mantiene en un Hospital de la cárcel Guamajal, donde lo están torturando.
Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ HABLEMOS PRESS.
LA HABANA.- El activista por los derechos humanos Vladimir Morera Bacallao, quien se declarara en huelga de hambre el pasado 9 de octubre como protesta contra su detención, mantiene firme su postura a pesar de que su estado de salud continúa deteriorándose aceleradamente, según informó este lunes Jorge Ramírez Calderón, amigo del activista.
“Ya hoy tiene 53 días de huelga de hambre. Vladimir me dijo en una llamada que lo mantienen internado en un hospitalito de la cárcel Guamajal, donde lo están torturando. Le han quitado a veces hasta el agua, asegura Ramírez Calderón, quien es también sindicalista.
El régimen cubano realizó un juicio a Morera Bacallao el pasado 23 de octubre, estando ya el acusado en huelga de hambre, y solicitó una condena para él de cuatro años de privación de libertad, por los presuntos delitos de Lesiones y Desorden público.
“Vladimir fue detenido el 19 de mayo [de 2015] en su casa, después de un acto de repudio que le hicieron turbas convocadas por el régimen, donde le lanzaron piedras y chapapote contra su vivienda por unos carteles que puso criticando las falsas elecciones”, dijo Ramírez Calderón, el cual asegura que “fuerzas especiales del Ministerio del Interior asaltaron la casa, lanzando gases pimienta y golpeando a su familia brutalmente”.
La sentencia contra Morera Bacallao se hizo firme este 18 de noviembre, según el sindicalista.
Morera Bacallao reside en el poblado de Manicaragua, en la provincia Villa Clara. Es uno de los 53 presos políticos que el régimen de Raúl Castro excarceló en enero del presente año, como parte de los acuerdos entre Cuba y Estados Unidos.
Cumplía, en aquel entonces, una condena de ocho años por una protesta ocurrida el 14 de febrero de 2013, cuando el régimen movilizó turbas para un acto de repudio frente a la casa de su amigo Ramírez Calderón.
El sindicalista también recibió notificación el pasado 18 de noviembre de una condena de dos años y seis meses, por una acusación de "lesiones" y "desorden público", a raíz de una protesta, esta frente a un edificio del gobierno, en reclamo del restablecimiento del suministro de agua a pobladores de Manicaragua.

“El juicio fue todo un montaje del régimen para encarcelarme por mi activismo. La protesta la realizamos el 28 de marzo de 2013 y me realizaron el juicio el 23 de octubre ―señaló el sindicalista, el cual se encuentra en espera de los resultados de su apelación a la sentencia―, pero lo que más me preocupa es la vida de mi compañero, que desfallece tras varias huelgas de hambre exigiendo sus derechos”. 

VIDEOS