jueves, 10 de diciembre de 2015

Estado cubano promulga humillante violación de Derechos Humanos para los galenos

Estudiantes de enfermería en un parque de La Habana. Foto/HP
Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Nuevamente se pone de manifiesto el carácter de servidumbre aplicado a los médicos en Cuba. En una nota de prensa anunciada por el Órgano oficial del Partido Comunista, Granma, de esta semana, se exponen las razones del Estado sobre por qué se restringirá la salida de los médicos del país a partir del día 7.
Tras la reciente crisis migratoria de los cubanos en Costa Rica, el gobierno de la isla aprovechó la oportunidad para volver a poner restricciones al personal médico nacional en las salidas al exterior con fines personales.
Sin tener en cuenta las malas condiciones de trabajo y de vida que el Estado empleador ofrece a estos profesionales, en esta ocasión trata de frenar sus salidas del país, violando sus derechos de  elegir dónde trabajar y llevar una vida digna.
Contrario a lo que afirma el comunicado, los profesionales de la salud  no solamente marchan a los EEUU, atraídos por la Ley de Ajuste Cubano. De hecho, lo hacen a cualquier nación que les brinde un salario que esté acorde con su labor y les permita cubrir sus necesidades mínimas, algo que en nuestro propio país no se cumple.
Luego de permanecer más de 50 años privados de información, los médicos de la isla ya conocen cómo realmente viven las personas en diversos países. Con las salidas a misiones, y luego de la nueva Ley Migratoria en el año 2013, que les permitía viajar libremente, muchos médicos cubanos decidieron construir una vida diferente por sí mismos.
Las autoridades cubanas, en lugar de reconocer y satisfacer las urgentes necesidades de estos especialistas, simplemente aplican otro de sus métodos represivos. Así intentan evitar el creciente aumento de salidas sin retorno que están teniendo lugar en los últimos meses. Actúan como si las personas fueran de su propiedad.
Esta es una nueva violación de los derechos de los cubanos. Sin embargo, los gobiernos de muchos países y las organizaciones internacionales apoyan ciegamente al gobierno de la isla, y no se  proclaman a favor del pueblo que sojuzgan. Sin embargo, todos ellos conocen perfectamente la existencia del artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el que en su inciso 2 instituye que toda persona tiene derecho de salir de cualquier país, incluso del propio, y de regresar al mismo cuando lo estime.
También en dicha declaración, el artículo 4 establece que nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre. La esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas. A pesar de todo esto,  esa la manera en que impunemente son tratados los galenos cubanos, como esclavos modernos. Los gobernantes de Cuba frecuentemente los envían a países de bajo desarrollo, trabajando en difíciles condiciones y con un salario muy inferior a los de sus homólogos autóctonos.

Violaciones así se suceden con desparpajo desde hace muchos años, sin que  ocurran oportunas intervenciones de organismos y gobiernos internacionales. Ni siquiera para evitar que los galenos de la isla  sean tratados como siervos, sin determinación ni derechos propios. Es hora que  estas organizaciones tomen en cuenta esta situación y actúen  en consecuencia.

VIDEOS