sábado, 12 de diciembre de 2015

El rostro colectivo del Dengue: La incompetencia de un sistema de salud

Las autoridades cubanas no han dicho cuantos casos de Dengue hay actualmente en la Isla.

Por Adís Niria Dallet, Joisi Jaramillo, Yamile Naranjo y Sodrelys Turruella/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El virus del Dengue se ha convertido en un elemento de permanente presencia en la Cuba de las últimas décadas. Su clima cálido y húmedo, sumado a las precarias condiciones sanitarias en todo el país, han sentado las bases para un fenómeno que la desidia y la incapacidad gubernamentales solo han logrado acrecentar.

Aunque la capital del país cuenta con mayores recursos para combatir la enfermedad, esta se hace presente casi con tanta fuerza como en regiones menos desarrolladas.

En la actualidad, miles de casos se producen sin ser reportados, mientras que otros son divulgados por los medios de prensa independientes, cuya labor, desafortunadamente, no impide que cada día cientos de cubanos y cubanas sean infectados.

Tal es el caso de Rainelmis Matos Verdecía, de 25 años de edad, quien estuvo ingresada en el Hospital Clínico-Quirúrgico de 26, en el municipio capitalino de Boyeros, durante más de siete días.

Otro tanto le sucedió a José Jorge Carrillo, anciano de 73 años de edad, quien permaneció ingresado diez días en el Hospital La Dependiente, del municipio Cerro. “Casos como el mío seguirán sucediendo si no se toma alguna medida nacional. Esperemos que no hayan males mayores", expresó.
     
Otros enfermos, sin embargo, corren todavía con menos suerte, al ser víctimas de la negligencia de muchos trabajadores de la salud, y de la desorganización imperante en estos centros.

Maritza García estuvo por más de ocho horas sentada recibiendo un suero porque no había camas disponibles en el Hospital Emergencia, a donde llegó con síntomas de Dengue que análisis posteriores confirmaron.

Geidi Álvarez, de 24 años de edad, se dirigió el pasado 21 noviembre al Hospital La Cobadonga, en el municipio Cerro, con síntomas de Dengue. “El médico de guardia me preguntó si me había dado fiebre y le respondí que no. Me dijo que me fuera para mi casa y que tomara bastante líquido, que si me daba fiebre volviera al Hospital porque estaban priorizando los casos más graves”, comentó.
La situación de escasez de camas fue comentada por un doctor que prefirió no revelar su identidad: “Hay pocas camas en los hospitales debido a la cantidad de personas que ingresan en estos meses con el Dengue”.

La adolescente de 14 años de edad Aliesdei Sanz Guzmán, acudió al policlínico Mario Muñoz Monroy, en Alamar, con fiebre y decaimiento. Toda la atención, por parte de la doctora Yusneibis de la Roca Fret, se redujo a una receta de Dipirona y abundante líquido. 

Al día siguiente la adolescente presentaba vómitos y diarreas, y solo entonces en el citado policlínico le realizaron los exámenes para detectar el Dengue, los cuales, al ser positivamente alarmantes, provocaron su inmediata remisión para el Hospital William Soler.

Armando Sanz, padre de la adolescente, expresó: “Vamos a los policlínicos, médicos de familia y están cerrados, y en los hospitales no existe la atención médica adecuada, pues la mayoría de los médicos están cumpliendo misión en otros países”.

Sin embargo, la dificultad para detectar enfermedades en los centros de salud capitalinos no se reduce solamente al Dengue, ni se debe únicamente a la desidia, pues el paciente Ever Luis Batista estuvo tres días hospitalizado en La Covadonga con síntomas similares a los del Dengue, tras lo cual fue dado de alta mientras los síntomas continuaban.

En su estancia en dicho hospital, recibió sueros constantes y estuvo en observación, además de realizársele análisis de plaquetas. Los médicos no le informaron si se trataba de Dengue o de otra enfermedad.


A pesar de haberse convertido en un talón de Aquiles para la política gubernamental cubana, la crisis del Dengue no ha sido sofocada por los miles de trabajadores movilizados, las brigadas Aedes Aegypti y las constantes campañas a través de los medios de difusión.


Nota: Este trabajo ha sido realizado gracias a las investigaciones de cuatro mujeres en coordinación con la Redacción de HABLEMOS PRESS.

VIDEOS