miércoles, 2 de diciembre de 2015

Difícil acceso a medicamento

La insensibilidad y burocracia cubana martirizan a un enfermo.

Por Adís Niria Dallet Urgelles/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Alexis Ramos, residente del municipio capitalino de San Miguel del Padrón, hacía aproximadamente un mes que sufría de glándulas inflamadas por todo el cuerpo. Y las supuraciones se reventaban, expulsando pus.

Ramos asistió al consultorio No. 10 del médico de la familia en el municipio San Miguel del Padrón. Allí lo vio la doctora Dania Carbajal, la que como solución a su enfermedad le recetó 10 bulbos de penicilina. A pesar del tratamiento, Ramos empeoró.

El paciente acudió por sus propios medios al Hospital Docente Miguel Enríquez, intentando consultarse con un especialista en dermatología. Pero en el centro hospitalario no había facultativos de esta rama médica.

Fue en el Hospital “Clínico Quirúrgico de 10 de Octubre” donde Ramos logró consultar a un dermatólogo, el médico Arturo Romero. Éste le indicó unos exámenes, y para su eventual alivio, ciprofloxasina en ungüento. Estaba en falta en la  botica del hospital. Y aunque se le remitió a una farmacia de municipio Centro Habana y a otra en la Virgen del Camino en San Miguel del Padrón, en ambas tampoco había existencias.

Mediante búsqueda telefónica, Ramos localizó el medicamento en la farmacia de Monterrey en el municipio San Miguel del Padrón. La  empleada que le atendió allí le comunicó que la receta  de Ramos no  era válida. Insistió, alegando que las recetas de facultativos son válidas en cualquier farmacia de la provincia. Pero fue en vano: “no le despacharon”. 

A esa hora de la tarde, el paciente recurrió a varios consultorios cercanos del médico de la familia, mas todos ya estaban cerrados. Finalmente, en la casa particular de una doctora,  esta le emitió otra receta médica. Siendo aproximadamente las 6:00 pm, Ramos volvió a la farmacia de Monterrey y por fin compró su medicamento.

Al presentar la receta anterior a otra empleada del personal de la misma farmacia e indagar sobre su validez,  al adolorido Ramos se le aseguró que era perfectamente legal y que podía haber sido despachado con esa misma prescripción.


Demasiadas veces ocurren lamentables demoras innecesarias como en este caso, lo que pudo evitarse desde un principio. 

VIDEOS