miércoles, 16 de diciembre de 2015

Día de los Derechos Humanos en Cuba, el pueblo no reconoce sus violaciones

Policías en la calle Obispo de la Habana Vieja. Foto/ HABLEMOS PRESS.
Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.
LA HABANA.- El Día Internacional de los Derechos Humanos contó este año con una amplia e inusitada difusión a través de los medios estatales de comunicación, sobre todo en las fechas cercanas al mismo.
Los medios televisivos y radiales, todos en poder del estado, se refirieron al tema, aunque solo para mencionar los logros de la Revolución en materia de salud y educación. Lo que constituyó un cambio de estrategia gubernamental, pues años atrás la fecha no pasaba desapercibida, únicamente por la contribución de los grupos opositores y activistas por los DD.HH.
En esta ocasión, la maquinaria estatal hizo actividades en algunos puntos de la ciudad, donde los verdaderos defensores habían planificado realizarlas, convocando al pueblo a unírseles.
En lugar de verdaderos defensores de los derechos humanos, quienes permanecieron sitiados o detenidos para impedir su manifestación, llevaron niños y artistas para enmascarar el gran despliegue de militares vestidos de civil, con la orden de reprimir cualquier manifestación ajena.
Para la mayoría de los cubanos, una vez más las intrigas y jugadas sucias de su gobierno pasaron inadvertidas. Una vez más los derechos humanos, más que un concepto ajeno, resulta una palabra ominosa, asociada a revueltas, golpes y malas palabras, de quienes ellos mismos han presentado ante el mundo como asalariados del Imperio, gusanos, mercenarios o contrarrevolucionarios.
Muy pocos cubanos se han preocupado por descargar, desde Internet, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, con sus 30 artículos, de los cuales, diariamente en Cuba, se violan la mayoría.
No obstante, el gobierno de la Isla ha tenido que ceder un tanto ante las presiones internacionales y debido a la información adquirida por la población, que aunque negada por más de medio siglo, las nuevas tecnologías y los viajes al exterior han roto una barrera.
Los derechos que más se violan en la Isla son la libre expresión, opinión, la libre circulación, la libertad de reunión, el trabajo con una remuneración equitativa y satisfactoria y la libertad de pensamiento.

Es de reconocer que nadie brinda los Derechos Humanos. Nadie tiene que permitirlos, simplemente nacimos con ellos y son irrenunciables.        

VIDEOS