miércoles, 2 de diciembre de 2015

Desesperación entre los vecinos de Alamar por campaña estatal de demolición

Un grupo de residentes frente a un equipo de demolición.

Por Yamilé Naranjo Figueredo/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Los habitantes del reparto Alamar, al este de La Habana, enfrentan actualmente una campaña que ejecutan diferentes brigadas de demolición en compañía de la Policía Nacional Revolucionaria.

Esta campaña se basa en el desmantelamiento de garajes, ampliaciones a los edificios y parcelas de siembra, desarrollados a lo largo de más de veinte años por la población, con el objetivo de suplir la falta de alimentos y vivienda.

Meses atrás, la ola de demoliciones se había comenzado a ejecutar, viéndose interrumpida por la presión de los ciudadanos. De hecho, en los últimos años se ha intentado en varias ocasiones llevarla a cabo, aunque la desidia de las propias instituciones y las manifestaciones de la población la han obstaculizado.

Ahora, muchos alamareños aseguran que las autoridades van a tener que pasar por encima de sus cadáveres para destruir “lo que con tanto esfuerzo y sacrificio”, construyeron.

En la zona 24 de este reparto, hace dos días miembros de las brigadas de demolición y autoridades del gobierno y la policía destruyen viviendas y garajes.

Luciano Martínez. Foto/HP

Luciano Martínez, residente en el edificio 934, señaló: “Soy una persona retirada y la pensión que devengo no me alcanza para nada. Gracias al terrenito que tenía alrededor de mi casa, me ahorraba el comprar viandas y otras cosas que obtenía de la siembra”. Y agregó: Soy una persona que ha sufrido ocho infartos, operada a corazón abierto y ni así tuvieron compasión de mi”.

Otra de las personas afectadas, una mujer que no quiso revelar su identidad por miedo a represalias, comenta que uno de los jefes de la policía, junto a dos oficiales la amenazó, diciéndole que cooperara, que iba ser mejor y que no los obligara a tomar represalias.

“De todas maneras lo vamos a derrumbar, si no es hoy, será mañana ―dijo el jefe a esta víctima― tienes suerte de que se les terminó el combustible a los camiones. Si no, esto terminaría muy mal”.

La vecina Bárbara Domínguez no se encontraba en su domicilio a la hora de la demolición. Explica que años atrás fue multada en cinco ocasiones debido a las ampliaciones realizadas a su vivienda, porque la familia había crecido y vivían en condiciones de hacinamiento.


“Esta situación se da producto del mal trabajo de los organismos de la Vivienda que desde un principio no atajaron a tiempo la ola de construcciones ilegales. Pero había una necesidad muy grande de viviendas y parcelas de auto-consumo", señaló la mujer.


Según las autoridades, este plan de demolición se nombra Plan 70, y se está llevando a cabo en todo el país.

VIDEOS