lunes, 21 de diciembre de 2015

Cubanos gastan más en programas clandestinos que el salario que devengan

Prefieren alquilar series, películas y novelas, que ver la Televisión Cubana. Foto/ Roberto J Guerra

Por Magali Norvis Otero Suárez/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Una de las variantes aplicadas por el cubano de a pie para suplir la pobre oferta televisiva de los canales estatales, es el alquiler de películas y series a través de CDs. La programación diaria de los cinco canales de alcance nacional consiste, sobre todo, en noticieros, documentales, películas, animados y seriales previamente pasados por el filtro ideológico gubernamental.


La población, además de acceder mediante dicho método a todos aquellos programas que el gobierno cubano censura, mantiene una postura de rechazo y resistencia ante la carga ideológica de la programación y su mala calidad.

Por eso prefieren pagar por el servicio de alquiler de discos aunque sus bolsillos se vean afectados sobremanera, ya que el costo significa un alto por ciento de su salario mensual.

Una señora encuestada, que no quiso revelar su identidad, es una ama de casa de 65 años de edad cuya economía es baja y proviene de la venta ilícita de ron casero (bebida preparada con alcohol de 90 grados y agua). Esta cubana destina parte de sus ganancias al alquiler de discos: “La televisión cubana no sirve, no oferta nada de interés, es por eso que me gasto más de 200 pesos mensuales en el alquiler de discos para ver lo que me gusta”. 
  
Otros, sin embargo, aseguran que su salario es demasiado bajo como para acceder a este servicio. Tal es el caso de Paula Sierra, licenciada en educación y hoy por hoy jubilada. Ella percibe un sueldo de 270 pesos: “Ya yo no alquilo discos. Primeramente porque la cuenta no da y en segunda, porque la mayoría de las veces los discos que alquilaba no tenían los programas que yo deseo ver”.
El serial de Celia Cruz, por ejemplo, en estos momentos está de moda pero tiene más de 4 discos de diez capítulos cada uno y  cuesta 10 pesos un disco por su alquiler ¿y de dónde?”, se pregunta, refiriéndose al monto de su escasa jubilación.

Cada uno de estos discos es alquilado por 24 horas y el precio varía según el contenido del DVD. El precio de las películas corresponde a 5 pesos, mientras los seriales, novelas y shows  ascienden a diez. En el caso de las novelas, cuyo tamaño requiere alrededor de 10 discos, su precio es de unos 100 pesos, equivalente a cualquier jubilación.

Otras opciones para sortear la decadencia de la televisión estatal, a falta de Internet y otras elecciones, son el llamado paquete y la antena satelital (que instalan ilegalmente) y que se paga a 10 CUC mensuales (unos 250 pesos).


La antena cuenta con solo dos canales, 3 y 5, y una programación para la semana que incluye programas de participación, shows, películas, noticias del mundo actualizadas, entre otros entretenimientos, opción que brindan algunos cubanos para cubrir ineficiencia y variedad de programas estatales. 

VIDEOS