lunes, 28 de diciembre de 2015

Cirujanos cubanos rentados a Chile

El Estado vende la fuerza de trabajo calificada en Salud y le niega el derecho de hacer lo mismo por su cuenta.

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- En la entrega de guardia del Servicio de Cirugía en el Hospital Universitario General “Calixto García”, el pasado 18 de diciembre, le informaron a los especialistas médicos la posibilidad de ir a trabajar a Chile  por 3 meses. La oferta salarial es de mil dólares mensuales, según aclara el Jefe del Servicio informado por el director del Hospital.

Esto ocurre sólo unas semanas de haber restringido por decreto los viajes de los médicos especialistas. Según la nota oficial, era una medida que se tomaba por la necesidad, ya que provocaban un déficits en la atención a la población. Sin embargo, el argumento oficial no parece muy relevante, sobre todo si siguen destinando miles de médicos a trabajar en otros países, enviados por el mismo Estado-patrón que prohíbe esa decisión cuando es privada.

Con esta medida, el gobierno nacional  deja a las claras cómo dispone del personal médico de manera esclavista. Los ofrece a los gobiernos cobrando una cifra muy superior a la que les paga a los mismos galenos, incluso inferior a la que percibe un homólogo natural del país  al que los envían.

Así se favorecen ambos gobiernos con el beneficio que producen profesionales bien calificados.

El gobierno de Cuba obtiene jugosas ganancias, y el gobierno receptor indirectas ventajas en lo económico, o directas en lo político. En el primer caso, debido al bajo salario que percibe la mano de obra en alquiler, embolsillándose el Estado-patrón el 75%  de lo que gana. Y en el segundo caso, debido a lo barato que le salen al país receptor las mejoras en el servicio de salud que ofrecería a sus ciudadanos.

Diversos gobernantes están utilizando este negocio con pingües ganancias del Estado cubano para triunfar en sus campañas políticas. Y lo hacen sin reparar a lo que se somete a estos profesionales cubanos en su propio país de origen, percibiendo salarios que no pasan de los 70 dólares al mes. Es una cifra que no les alcanzaría para llevar una vida como la  de cualquier profesional del ramo en otra nación, incluso más pobre.

Por tanto, lo que las autoridades cubanas tratan de impedir es la salida de muchos galenos con contratos personales, por los que perciben salarios mucho más justos. Y probablemente logren sus objetivos  gracias a la coacción que le imponen a sus análogos.

El caso es que, sea la razón que fuere, se redujo abruptamente la oferta de libre contratación privada de especialistas cubanos que venía  proponiéndose en países como Angola, Ecuador, Trinidad y Tobago, Chile y algunos más.

Los precios de la legalización de títulos y notas por el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), además del pasaporte y los pasajes,  son muy elevados en relación a los salarios que se pagan en nuestro país. Con todo, muchos aun tratan de vender lo poco que  poseen en la familia para poder lograr salir a trabajar a otra nación, en busca de una remuneración decente.


Una gran cantidad de médicos en Cuba estamos dispuestos a ser contratados en países donde se reconozca la labor humana que realizamos y que por ello se nos pague honorarios que realmente cubran nuestras necesidades. En aras de este justo anhelo, países democráticos, donde impera la justicia independiente del Estado, no deberían hacer tratos con esclavistas modernos como el Estado cubano. Y los colegios médicos, u otras organizaciones como la Organización Mundial del Trabajo (OIT en inglés), deberían impedir que prosiga con la explotación de sus médicos.

VIDEOS