miércoles, 16 de diciembre de 2015

Automotores en Cuba: una historia trunca


Por Armando Soler Hernández/ HABLEMOS PRES.

LA HABANA.- En 1939, ya en los albores de la 2da Guerra Mundial, en todo el orbe habría unos cuarenta millones de vehículos automotores. Por Estados Unidos circulaba el 75% de ellos.  (Nota 1 y Cuadro 1) En 1944, pese al conflicto bélico en su apogeo y los submarinos alemanes acechando buques mercantes aliados por el Estrecho de la Florida, gracias a una estrecha relación económica con el vecino del Norte, en Cuba la mayor parte del parque vehicular provenía del mercado norteamericano, elevado a una cifra de 45, 000 automotores (Nota 2), con una proporción de 104, 000 personas por cada vehículo.

Pese al poco impresionante que pudiera parecer este pequeño número  de equipos de transporte humano en relación al de habitantes isleños de entonces, resultaba una proporción aventajada dentro de todo el continente iberoamericano. Por ejemplo, frente a colosos territoriales como Argentina. Allí esta misma relación, vehículo automotor por persona, era de 237,000: 1, pese a entonces ya contar con casi tres veces (12, 8 millones) la población cubana (4, 8 millones).

Otro caso era Brasil,  aun mucho más gigantesco y con 40 millones de habitantes. Allí la proporción era de 184,000: 1. Mas esta relación era aun superior con otros gigantes latinoamericanos, como  Colombia (267,000:1); Perú (284, 000: 1); y Chile (980, 000: 1).  Solo México  se nos aproximaba, con 132, 000: 1. (Cuadro 2)

Poco antes, por los años treinta y  pese a estar preparando al país para una guerra de agresión, el dictador fascista Benito Mussolini había reflexionado que “Italia no podría mantener un ejército motorizado. Su razonamiento era que….carecía no sólo de la base industrial para producir semejante poderío, sino también de una población “motorizada”, familiarizada y  con habilidad en el uso de vehículos automotores”. (Nota 3)

Toda esta data nos permite razonar que, bien alejada geográficamente de la destrucción y muerte que pronto comenzaría a acumular el próximo gigantesco conflicto armado, en cuanto  al uso y familiaridad con vehículos de tracción motora, Cuba disfrutaba una situación excepcional en toda el área latinoamericana.  Esto significaba una base sólida de relación más dinámica y eficiente con el mundo moderno, lo que se reflejaba directamente en la economía y el nivel de vida que se iba logrando en un país que apenas cuarenta años antes quedara devastado con una feroz guerra anti-colonial. Esta proporción de desarrollo alcanzaría una cifra  mucho más  determinante aun en 1959, de 31, 500 habitantes (Nota 4) por cada vehículo automotor.

Sin embargo, más de medio siglo a posteriori de ese  agotador umbral en el tiempo, a cifra de vehículos automotores, consumidores netos de gasolina, estará en alrededor  de 400, 000. Y en comparación, las cifras en los países del área anteriormente citados son muy superiores (Ver Cuadro 2). En una sociedad con bajo nivel de desarrollo económico como se tornó Cuba, el escaso parque  móvil  es un indicador muy serio de la poca movilidad que sufre el país en bienes, servicios y c personas, y la enorme afectación que esto produce en pérdida de horas de trabajo y productividad.

¿Cuántos cubanos saben manejar un vehículo? ¿Cuántas licencias de conducción hay vigentes? Probablemente de uno a tres de cada diez adultos sepa lo primero y tenga a la vez lo segundo. Hay muchas más personas que se hicieron viejas sin aprender nunca a manejar que las que lo lograron.  Esta escasez de aprendizaje de algo tan vital para el desarrollo como es la movilidad fluctuante y continua, está gravemente lastrada por el hecho de que la mayor parte de los vehículos, quizás en una proporción por igual de siete de cada diez, es de propiedad estatal.

Por lo común, el vehículo estatal no dura lo que el particular. Extiende un poco más su período de explotación porque los choferes lo utilizan  en  sus asuntos propios buena parte del tiempo en uso, y hasta lo reparan y cubren el costo de las piezas de repuesto con tal de seguirlos explotando en su beneficio.

Así y todo, el parque estatal no dura lo que el particular. Cualquier observador puede comprobar que por ciudades y carreteras de Cuba circulan autos norteamericanos de más de cinco décadas  de fabricación. Sin embargo, no se encontrarán ni uno de los autos Dodge o Ford que suministraran las fábricas argentinas,  como parte de un acuerdo con la Junta Militar que por entonces desgobernaba ese país, y que tuvieron una vida más que efímera como autos de alquiler estatal. Y el mismo saldo tendría el hallazgo de los diversos vehículos que suministrara el ya fenecido “Campo Socialista”.

La nueva relación que se está conformando entre Estados Unidos y Cuba es una oportunidad única de ir sustituyendo viejos transportes consumidores de gasolina y en extremo contaminantes en el país por nuevas modalidades de vehículos de energía renovable. No sólo se evitaría la creciente contaminación que marca con un permanente smog las ciudades y atmósfera del país, sino que su diseño y confort darían más seguridad, bienestar y empuje económico a sus conductores y tripulantes.

Pero nada de esto sería de verdadero provecho para el país si la mayor parte de esa nueva masa vehicular no es asequible a la inmensa mayoría de la población, y con preponderancia como propiedad privada. El experimento utópico de los últimos decenios claramente demuestra que, al menos en lo que se abundó en este trabajo, lo contrario equivaldría a acarrear agua en canastas.

Notas:
Nota 1: Dirty Little secrets of World War II (Escabrosos pequeños secretos de la Segunda Guerra Mundial), de James F. Dunnigan y Albert A. Nolfi, Editorial Quill William Morrow, Nueva York, 1994, página 26.
Nota 2: Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa-Calpe, Suplemento 1942-1944, página 543.
Nota 3:.  Cita de Dirty Little secrets of World War II, de James F. Dunnigan-Albert A. Nofi, p. 26.

Cuadro 1
  Vehículos  motores y población en 1939
                                        Población en millones            vehículos motores en millones      P: VM *
Francia                                            42. 0                                               1.8                                  23. 3: 1
Alemania                                        75. 0                                               2. 0                                 37. 5: 1
Gran Bretaña                                 48. 0                                                1. 5                                32. 0: 1
Italia                                                39. 0                                                0. 3                                30. 0: 1
Estados Unidos                              32. 0                                              30. 0                                  4. 4: 1
*P: VM es el número de personas por vehículo motor.
Fuente: Dirty… (Obra citada, p. 26).

Cuadro 2
Breve historia  del parque vehicular  en los países de América citados
                   1938-1944                                                                  2009 
                  Población       Vehic. autom        P: VM             Población   Vehic.  Aut.      P: VM
                    (millones)       millares                                          Millones     Millones
Argentina          12. 8        450, 000         237,300: 1                40. 5           7. 0                5. 7: 1
Brasil                   41. 3       225, 000         184, 000: 1             196. 3         21. 1                9. 3: 1
Colombia             9. 4          35, 200         267, 000: 1                45. 0           2. 4               18.7: 1
Cuba                     4. 8          45, 000         104, 000: 1                11. 2            0. 4*            28.0: 1
Chile                     5. 0          51, 000          980, 000: 1               16. 5            2. 4                6.8: 1
México              19. 7         149, 400          132, 000: 1             110. 0          22.1                4.9: 1
Perú                          7. 0       29, 500         284, 000: 1                29. 2           1. 5               195: 1
Cifra aproximada

Fuentes:   Almanaque Mundial 1959-2009- Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa-Calpe, Suplemento 1936-39.

VIDEOS