sábado, 26 de diciembre de 2015

Aumento de las epidemias secretas en Cuba

Las autoridades sanitarias tienen órdenes del gobierno de ocultar pandemias que asolan barrios en la Isla. Foto/ HP

Por Jaime Leygonier/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) prosigue la práctica de ocultar al público los brotes de enfermedades. Según personal sanitario, en los últimos meses del 2015 este silencio también se aplica al incremento del cáncer de próstata, tuberculosis, leptospirosis, dengue y -desde su inicio- el cólera.

Las autoridades de Salud orientan a los médicos prevenir discretamente a sus pacientes, en privado o en reuniones de vecinos, mandándoles a hacerse test sobre síntomas por los cuales deben tratarse con urgencia.

Así, médicos de familia, en reuniones o visitas a domicilio en el habanero barrio de Luyanó, recomendaron no dejar de acudir a ellos en caso de fiebre, tos, insomnio, pérdida de peso. Alguno de ellos faltó al secreto y explicó que estos síntomas eran de la tuberculosis, mal que se incrementa.

La doctora del consultorio de familia de la calle Marqués de la Torre, esquina a Madrid, instruyó a los vecinos a su cargo, haciéndoles firmar una lista de que  fueron prevenidos.

Los médicos tienen orientación de indagar sobre síntomas del cáncer de próstata y mandar a hacer el test correspondiente. Uno, que no quiso exponer su identidad, declara: “Acudí a la biblioteca o pequeño centro de información del policlínico para informarme sobre la estadística actual de casos de cáncer de colon y si había algún estudio sobre las posibles causas de su incremento; pero no tienen nada; nos informan sólo verbal y extraoficialmente del aumento de la enfermedad y nos orientan atención.”

Según otro médico, que tampoco quiso exponer su nombre: “En el municipio 10 de octubre, hubo recientemente 15 casos de leptospirosis o “fiebre de la rata”, transmitida por gatos domésticos. Mandaron personal casa por casa a vacunar gatos, sin explicar por qué lo hacían”.

Y agregó: Cuando tenemos casos de dengue, paludismo o cólera, igualmente van de puerta en puerta preguntando si alguien tiene fiebre, diarrea, en fin, por los síntomas de lo que hay en el barrio, pero no aclaran por qué lo hacen. Además, esos envíos a la calle perjudican los servicios de atención médica. Los pacientes asisten a su turno programado y allí les informan que el médico que iba a atenderlos tuvo que salir a pesquisar. Para colmo de secretos, nos prohíben hacer un certificado médico por cólera. Lo que tenemos que escribir es: “enfermedad diarreica aguda”.

Otro doctor, por igual con carácter anónimo, corrobora estas informaciones, pero está de acuerdo con que se oculte a la población la verdad sobre las epidemias “Para no crear alarma por gusto”, afirma, lo que es el perenne argumento del gobierno.


Respecto a las causas del incremento de estas enfermedades, todos los aludidos concuerdan en atribuirlas al deterioro de la higiene, particularmente del abasto de agua y de alimentos elaborados, y al detrimento de la inmunodeficiencia por mala alimentación, así como (en el caso del cáncer de colon) a nocividad de los alimentos.  Más al final, reconocen que sus explicaciones son especulativas por carecer de acceso a estudios oficiales sobre las causas que provocan la pandemia.

VIDEOS