jueves, 19 de noviembre de 2015

Propaganda anticatólica

El gobierno de Cuba propaga su reconciliación con la Iglesia. Foto/ Elio Delgado.

Por Jaime Leygonier/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- La televisión cubana estrenó la serie “Los demonios de Da Vinci”, que muestra a un papa criminal (Nerón), concediendo audiencias desnudo, una semana después de la visita a Cuba del Papa Francisco.

Visto este hecho aisladamente, podría parecer casualidad. Sin embargo, la sucesión de este tipo de programas posterior a la visita de un Papa o la celebración de ceremonias católicas, se ha venido repitiendo con el tiempo.

En el año 2012, sucedió con filmes como “El nombre de la rosa”, “Camila” y “Yo, la peor de todas”, donde personajes religiosos describen conductas inapropiadas o desviadas, como el maltrato a la infancia. En el caso específico de la cinta “Alejandría”, se muestra a cristianos asesinando a paganos y destruyendo la célebre biblioteca.

“Los demonios de Da Vinci” vino a reemplazar intempestivamente a la serie “Juego de tronos”, sin que esta hubiera terminado.

El gobierno de Cuba propaga su reconciliación con la Iglesia, recibiendo la visita de los últimos tres Papas, y promoviendo procesiones y mensajes religiosos en sus medios, pero la situación real es que la Iglesia representa una amenaza para el gobierno y en consecuencia la combate con este tipo de medidas.


Tras protagonizar un inaudito culto a la personalidad de S.S. Francisco, presentándolo como (cito a Olivera en el programa La Mesa Redonda) “coincidente en principios con la Revolución cubana”, y fraternal con Raúl Castro, “como si fueran cómplices”, la desacreditación de la institución que representa, deja muestras de sus verdaderas intenciones.

VIDEOS