viernes, 6 de noviembre de 2015

Más cerca aún: El Premier 12

Imagen tomada de la web.

Por Osmel Almaguer/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- A cuatro jornadas para el comienzo de la primera edición del Premier 12, evento que tendrá lugar entre los días 8 y 21 de noviembre, en ciudades de Japón y Taiwán, los detalles necesarios han sido ajustados.
Las nóminas de los equipos participantes ya fueron publicadas, el calendario y el sistema de competencia de igual forma, mientras que el millón de dólares fijados como premio esperan por un vencedor.
El evento, organizado por la IBAF (Federación Internacional de Béisbol, siglas en Inglés) ha sido pensado para alternar cada cuatro años con el Clásico Mundial de Béisbol, y agrupa a las doce naciones mejor ubicadas en el ranking de este deporte, a diferencia de aquel, cuyos organizadores se abrogan el derecho de invitar a las distintas federaciones.
Amén de esta ligera diferencia, al parecer algo más justa para las naciones que aspiran a participar en eventos del máximo nivel, y del caché de los equipos que se presentan, varios indicios hacen pensar en una calidad no tan alta como la de su hermano gemelo, el Clásico.
Por un lado, la ausencia de estrellas y jugadores de calidad de las Grandes Ligas, que acaban de terminar un extenso y agotador calendario y, por el otro, la no asistencia de muchos peloteros que estarán participando en las ligas invernales del Caribe: factores de peso.
Este parece ser el escenario propicio para que la selección japonesa, primera del ranking mundial y triunfadora en los dos primeros Clásicos Mundiales, materialice su favoritismo. El país del sol naciente asistirá con un equipo de “28 estrellas”, según un acuerdo establecido entre la IBAF y la NPB (Nippon Preofessional Baseball).
Otros países que irán “con todo” serán Korea y Cuba, aunque en el caso de esta última, ese “todo” abarque apenas la debilitada Serie Nacional. 
Equipos como Holanda e Italia se espera que asistan igualmente con lo mejor con que cuentan, como han hecho tradicionalmente; en ese mismo caso podría estar la selección de Taiwán. Los demás, potencias como Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela y Puerto Rico, han anunciado selecciones que, si bien garantizan una alta competitividad por el oficio y entrega de sus atletas, no serán, ni por mucho, lo mejor que pueden presentar.
Los dos grupos clasificatorios son como siguen. A: Cuba, China Taipéi, Holanda, Puerto Rico, Canadá e Italia; B: Japón, Estados Unidos, República Dominicana, Corea del Sur, Venezuela y Panamá (este último en sustitución de México, cuya federación declaró que se ausentaría “porque no tenemos equipo”, según declaró a los medios nacionales su presidente, Alonso Pérez.
Habrá premios en metálico para los ocho primeros equipos, correspondiendo la cifra de un millón de dólares americanos para el ganador, seiscientos mil, cuatrocientos mil y trescientos mil para el segundo, tercer y cuarto lugar, respectivamente; mientras que para las selecciones que ocupen puestos del quinto al octavo, se reserva la cantidad de doscientos veinticinco mil dólares.
El evento podría ser clasificatorio para los Juegos Olímpicos, de aprobarse la inclusión de este deporte en el calendario de próximas ediciones. Asimismo, concederá valiosos puntos para el ranking mundial, siendo la competición que más aporte en este sentido.
La segunda fase de la competencia se desarrollará por el sistema de muerte súbita, cruzando a los primeros clasificados de ambos grupos hasta la definición de los finalistas, que dirimirán el triunfo el próximo día 21.
Cuba en el Premier 12
La selección cubana estará dirigida una vez más por el controvertido técnico Víctor Mesa, vencedor en la más reciente edición de los Juegos Panamericanos.
Cuenta con un staff de picheo que mezcla lanzadores jóvenes y talentosos como Liván Moinelo, Héctor Mendoza y Yoanis Yera, con “brazos remendados” como Frank Montieth, Dani Betancourt y Norberto González.
La ofensiva combina, en su gran mayoría, a hombres chocadores de bola con velocidad en las bases, aunque presenta pocos buenos robadores y bateadores de fuerza. La excepción sería el toletero granmense Alfredo Despaigne.
En general, las opciones del equipo antillano estarán en la garra y la alegría que logren trasladar al terreno de juego. Siendo un equipo de talento que cede técnicamente, por lo que en las situaciones de tensión podrían esperarse algunas imprecisiones.
El director de la Federación cubana, Heriberto Suárez, consideró este certamen como “un desafío”, y fijó como propósito de la delegación el estar entre “los cuatro grandes”. 
El equipo cubano llegó este lunes a Korea, donde celebrará dos encuentros de fogueo con la selección de este país. Su director, en entrevista cedida al periódico Granma el pasado viernes, declaró que “no nos hemos preparado igual (con relación al pasado Clásico Mundial), tenemos muy poco tiempo para trabajar en colectivo (…). Tampoco vamos a tener la cantidad de choques preparatorios de aquel entonces…” 

Cuba enfrentará a Canadá el próximo viernes, en el inicio del grupo A, que tendrá su sede en Taiwán. La llave, a primera vista mucho más sencilla para los cubanos, estará conformada por equipos tradicionalmente difíciles, como Canadá, Puerto Rico y Holanda. Taipéi, por su condición de sede y, teniendo en cuenta cómo podría encajar su estilo asiático contra los discípulos de Mesa, podría convertirse en un escollo difícil de superar.

VIDEOS