jueves, 26 de noviembre de 2015

El Paquete semanal de un terabyte

Una programación variada que llega de USA y pone a dormir la oficial.

Por Yixander Doimeadios/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Aunque hace unos años era de 250 gigas, ahora un terabyte (1000 gigas) conforma el famoso “paquete” informativo de todo lo que se pasó en entretenimiento por la TV de USA en la semana anterior y llega a Cuba unos días después. De inmediato se esparce por toda la capital, y por comentarios que llegan de provincias, se conoce que hasta allá también es muy popular.

El “paquete” es el salvador no sólo de las amas de casa y jubilados sino que tiene en vilo a toda la familia, esperando el próximo capítulo de aquel serial, o la novela, los deportes, recetas de cocina, los chismes de famosos y un largo etcétera, pues si algo tiene en cuenta  su confección son los gustos y exigencias de todos por igual.

Para nadie es un secreto la popularidad que tiene. Incluso el mismo gobierno trata de copiar el formato y hacer una versión “estatal”, denominada “Paquete Audiovisual”, el que se distribuye en los “Joven Club de Computación”.

Este primo lejano del “paquete” original hace intentos por emular con cortos, series antiguas que se han retransmitido hasta el cansancio, (como “Su propia guerra”, “En silencio ha tenido que ser”, etc.), los dibujos animados de Elpidio Valdés, programas humorísticos como “Deja que yo te cuente”, todos de carácter nacional. Mas, a diferencia del original del Norte, se puede apreciar el limitado espectro de entretenimiento que abarca, y sobre todo la pobreza en su confección.

Pero no se quedaron ahí. Desde hace algún tiempo en el  “paquete” original se nota la velada injerencia de la mano gubernamental. De repente, su contenido incluye revistas cubanas poco populares en la población, y tantas noticias y periódicos como páginas web “oficiales” (Cubadebate), amén de rumores que circularon hace algún tiempo, como la desaparición de sus entrañas de la página de compra-venta “Revolico”.

Todo el asunto parece ocurrir entre bastidores. Deja la sospecha de que ambas partes llegaron a un acuerdo: tolerar la libre llegada y circulación del “paquete”  a cambio de incluir este tipo de “pedidos especiales”.

Semana tras semana, al retro alimentarse con las preferencias del consumidor, este producto siguió mejorando hasta  transformarse en el de vasto consumo que es hoy. No es perfecto y aun puede irse adaptando a las nuevas necesidades, pero cumple con la función para la cual fuera creado.

El más agradecido consumidor es el cubano de a pie, que no cuenta con el permiso gubernamental para tener una antena satelital como Amaury Pérez o Reinaldo Taladrid, entre otros músicos, poetas, y locos afines al gobierno.


Estos “elegidos” gozan privilegios como el de poder acceder a la “Voz Kid” en vivo, y que aun así consideren el “paquete” como una amenaza imperialista, y no como una alternativa a la pésima programación nacional.

VIDEOS