martes, 3 de noviembre de 2015

Autoridades cubanas minimizan peligro de familias por riesgo de derrumbe

ESPERAN RESPUESTA. Continúa la oleada de derrumbes en las zonas más antiguas de la capital cubana. Estos son originados por la abundancia de las lluvias y la falta atención de las autoridades.

Por Arián Guerra Pérez/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Un albergue transitorio para personas que han perdido sus viviendas, es todo cuanto tiene la familia Morales para vivir.

La estructura de este edificio, enclavado en la calle Dragones, No. 306, entre Rayo y San Nicolás, municipio Centro Habana, se encuentra visiblemente afectada, lo que no ha representado un motivo para que las autoridades responsables tomen cartas en el asunto.

El temor a quedar sepultados bajo los escombros, ha quitado el sueño al señor Jorge Luis Morales López, padre de esta familia, quien afirmó que “desde hace varios días caen pedazos de cemento del techo, y es imposible dormir tranquilos”.

Sobre el proceso de deterioro de la edificación, el señor Morales López apuntó que “esta vivienda comenzó a desprenderse poco a poco desde las columnas. Las lluvias, los desechos de alimentos, las heces y las aguas albañales, comparten el mismo espacio. Y todo termina dentro de mi casa, provocando el levantamiento del piso, de donde brotan, además, los excrementos”.

La familia Morales ha habitado por 17 años el mencionado inmueble -desde que perdiera su domicilio como consecuencia de fenómenos meteorológicos-, y asegura que sus pertenencias han sido destruidas en varias ocasiones por la misma causa.

Abraham Morales Mesa, hijo del matrimonio que forman Jorge Luis y Juana Mesa González, afirma haber tenido que “abandonar el hogar y buscar trabajo en San José de las Lajas (provincia Mayabeque), “desde donde viajo los fines de semana para visitar y ayudar a mis padres”.

Y agregó: “Fui citado el 17 de febrero de este año a la Contraloría  Provincial de La Habana, para dar fe de denuncias que enviamos a Atención a la Población en varias ocasiones, explicando la situación. Recopilé todo tipo de evidencias, las cuales tengo en mi poder desde que comenzaron los peligros de derrumbe en el edificio y principalmente en nuestro apartamento que, desde que nos mudamos para acá, ya tenía dificultades en su estructura”.

Juana Mesa González, propietaria de la vivienda, comentó que lo perdieron todo “en un primer derrumbe. Esto lo saben las autoridades, nos hemos entrevistado muchas veces con Bárbara y Esperanza, las directoras de Albergue y de Atención a la población, respectivamente, y cada vez que solicitamos su auxilio, recibimos las mismas respuestas: Ellos no son los que dan las casas. Todos se quitan la responsabilidad. Así ha sido durante 17 años”.




VIDEOS