jueves, 1 de octubre de 2015

Usuarios bayameses califican de “deficientes” a los Joven Club

La tecnología es obsoleta. El parque de máquinas se ha visto reducido. Los niños tienen que usar los programas establecidos.

Por Eduardo García Oliva/ HABLEMOS PRESS.

BAYAMO.- Los Joven Club de Computación en la ciudad granmense de Bayamo, presentan una serie de dificultades subjetivas y materiales que han dado al traste con un servicio que la población local define como “deficiente”.

“Los funcionarios no son capaces de dar solución a los disímiles problemas que surgen debido a lo obsoleto de estas tecnologías. Además, hay una gama reducida de programas que se pueden utilizar”, expresó un vecino de la localidad que no quiso se diera a conocer su nombre.

Siendo la mayoría de los usuarios menores de edad, el uso que dan a las computadoras está casi absolutamente orientado hacia el juego. En este sentido, una de las madres expresó: “Tuve que despertarme a las seis de la mañana y hacer la cola para que mi hijo pudiera entrar a jugar. Tuve que pagar diez pesos por cuatro horas y cuando el niño regresó a la casa, al ver su cara de tristeza le pregunté y me dijo que no había podido divertirse, porque la computadora estaba demasiado lenta”.

Otros bayameses opinaron sobre el funcionamiento de estos centros, los precios, el rendimiento de las máquinas y la gama de posibilidades que ofrecen:
“La deficiencia es insostenible, yo estuve conversando con el director provincial por los malos tratos que reciben los niños, y al ver que no le podía dar solución y que solo le interesan los ingresos a su empresa, me dirigí al Gobierno Municipal y planteé allí mis quejas. Me retiré porque tampoco fueron capaces de darme una respuesta que me convenciera”, dijo Carmen Fonseca Naranjo.

Madres bayamesas, cuyos hijos ven en ésta una de las escasas opciones recreativas de la ciudad, sienten impotencia por no tener la posibilidad de brindarles una computadora a sus hijos. Hecho que evitaría la necesidad de acudir a sitios estatales en donde sus pequeños ―afirman― son maltratados.

Luis Arturo Estrada, director provincial de los Joven Club de Computación y Electrónica, fue interpelado para tratar sobre el tema. Su respuesta fue directa: “Las máquinas que utilizamos para ofrecer este servicio son de vieja generación. Además, muy escasas para la cantidad de personas que nos visita diariamente. De esas, por orientación superior, hemos destinado una cantidad para el servicio Nauta que realizamos con ETECSA, afectando aún más el parque general de máquinas.”

Las razones argumentadas por los testimoniantes para caracterizar el mal trabajo de estos centros, van desde el escaso material didáctico hasta el nulo incentivo de algunos trabajadores.

Sus dirigentes explican tales deficiencias con la situación económica, que imposibilita la adquisición de nueva y mejor tecnología, en las que además se puedan incorporar programas avanzados.


Establecen que el origen del irrespeto hacia los que laboran y la poca voluntad de crear alternativas y soluciones que compensen, son las escaseces propias de un país subdesarrollado. 

VIDEOS