lunes, 26 de octubre de 2015

Octubre: Un mes menos violento en Santos Suárez

Dos mujeres pelean en La Habana. 

Por Jaime Leygonier/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Tras las riñas ocurridas en los meses de agosto y septiembre, entre grupos de adolescentes de Santos Suárez y con jóvenes de otros municipios, los cuales arrojaron dos muertos y varios heridos, octubre se presenta con menos actos violentos.

No obstante, el temor ha sido fundado entre los vecinos de esta zona de La Habana, quienes esperan que, de un momento a otro, puedan ser agredidos en las calles. En este sentido, critican el trabajo de la policía, catalogándolo de “inactivo”.

No se tienen noticias de que la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) haya detenido al adolescente que, en agosto pasado, vistiendo un uniforme escolar, asesinara a puñaladas a un adulto.

En la tarde del 4 de octubre, tuvo lugar una pelea multitudinaria entre jóvenes, principalmente féminas, en los portales del que fuera, “El Bodegón de Toyo”, a la que acudieron varios autos patrulleros para controlarla.

Durante la noche del miércoles, 7 del mismo mes, robaron las rejas de dos portales en la calle Flores, esquina a Zapote, y allanaron otros dos domicilios de la misma cuadra. Sin embargo, la oleada de robos no terminó allí, pues en los altos del No. 475se dio un intento fallido de robo.

Una noche más tarde, cerca de las diez, se escucharon cuatro disparos, voces y carreras en el parque de Santos Suárez. Testigos refirieron que ocurrió una reyerta entre dos grupos de adolescentes. La policía no acudió. La vigilancia policial del parque es infrecuente, principalmente de día.

Este parque es escenario tradicional de actos vandalismo y en él han ocurrido asaltos como el que provocó la muerte, al tratar de socorrer a una muchacha que violentaban, de un joven vecino del lugar.

Una madre y una abuela informan que niños de la enseñanza primaria —imitando a los mayores— portan una especie de punzón de madera con la punta afilada. Otra madre dio queja de un niño de 11 años que exhibía una de esas armas, de unos 20 centímetros.

”Los robos son otra cosa —expresó un vecino—, los ladrones son cada vez más jóvenes y los adultos, sobre todo si ya pasaron por la prisión, se dedican a vender lo robado y estudiar las casas”.

Al investigar las causas de la aparente disminución de la violencia en este barrio, unos opinaron que los involucrados en reyertas y ajustes de cuentas podrían haber abandonado la zona por un tiempo, temiendo a venganzas o al arresto.

Otros piensan que la violencia de meses anteriores se halla relacionada a peleas en fiestas domésticas durante las vacaciones escolares de julio-agosto.

“Nadie tiene acceso a estadísticas policiales, pero como médicos, al trabajar en el cuerpo de guardia del hospital, aprendemos que durante las vacaciones se incrementan estos hechos de sangre y disminuyen al comenzar el curso”, expresó un galeno.


“Estar de guardia en noches de viernes y sábado, significa trabajo duro. Nos traen los heridos de las fiestas y toda la noche será sangre y coser. Ocurren los fines de semana durante todo el año, pero con incremento en verano. Ahora, de noviembre a diciembre, habrá otro pico por arrebatos de carteras, cadenas, asaltos y un “gran final” por las fiestas de fin de año. No es problema local, esa violencia está en toda La Habana”, concluyó.

VIDEOS