martes, 13 de octubre de 2015

El bloqueo: Un modo de justificar el abuso contra el pueblo cubano

Trabajadores de la construcción cargan herrajes de baño. Foto: Elio Delgado/HP

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El embargo comercial, económico y financiero de los Estados Unidos en contra de Cuba, también llamado “bloqueo” por las autoridades de la Isla, comenzó parcialmente en el año1960.Este se instauró luego de que el naciente gobierno revolucionario, encabezado por Fidel Castro, expropiara empresas pertenecientes a ciudadanos estadounidenses.

Al principio, el gobierno no hizo notar tanto lo del llamado bloqueo, por haberse aliado a la antigua URSS, que sostenía prácticamente la economía de la Isla. Luego de la disolución de la Unión Soviética, en el año 1991, Cuba quedó prácticamente desamparada y es aquí donde comienza la justificación de las necesidades que sufre el pueblo, “por culpa del bloqueo”.

El Estado comienza a justificar su ineficacia económica, y a pesar de que siempre criticó al capitalismo y sobre todo a los EE.UU., ahora decía que por causa del embargo el pueblo sufría, ya que impedía a Cuba comercializar con los mismos a quienes detestaba.

Es una ironía que un país al que se ha criticado por más de 50 años debido a su política y economía de mercado, se le reproche que no quieran comerciar con nosotros. En cada discurso que han emitido las máximas autoridades del país durante muchos años, han expresado la situación desfavorable del sistema capitalista ante el socialismo y su decadencia.

Un agente de las Brigadas Especiales mantiene detenido a un trabajador por cuenta propia. Foto/ Elio Delgado.

Los detractores del embargo, quienes quizás desconocen las particularidades del régimen cubano, se han hecho ideas de que quitándolo, sería una manera de lograr cambios sustanciales en la política, instalando la democracia en la Isla.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, planteó recientemente en la Asamblea General de la ONU, que el embargo contra Cuba ya no tenía lugar. Al parecer, el mandatario y los demás que abogan por retirar el embargo, desconocen la realidad cubana.

Solo con retirar el embargo, no se resolvería la mala situación que tiene el pueblo. La entrada de productos y empresas norteamericanas no nos favorecerá realmente.

La experiencia de un gobierno totalitario de más de medio siglo en el poder, ha previsto como seguir controlando la economía familiar de los cubanos, con el único propósito de mantenerse en el poder.

Para ello ha dispuesto leyes. Un ejemplo es la nueva Ley de Inversión Extranjera.

En ella, se habla de cómo serían los pagos a los trabajadores contratados, siempre controlando que no sean favorables a estos. Así controlan la dependencia económica de todos.

Se conoce como funcionan esas empresas, por las experiencias tenidas con empresarios españoles, italianos, canadienses y otros, quienes han invertido en la Isla los últimos años, sin que por ello haya existido un verdadero cambio en las condiciones de vida de los cubanos.

Algunos inversionistas han sido sancionados por haber pagado salarios extra a los trabajadores, quienes recibían muy bajos honorarios, a pesar de lo que le aportaban al país.

Otra arista oscura de la inversión en Cuba, es el porqué no se le permite a empresarios cubanos que viven en el exterior, hacer inversiones en su propio país, e incluso a algunos no se le permite entrar en él.


Sería importante exigir y compro bar que el gobierno de Cuba realice verdaderos cambios implicando el respeto a los Derechos Humanos, siendo estos la base para toda relación, ya sea entre personas o naciones. Al parecer, se han olvidado de que el bienestar de las personas se logra cuando son reconocidos todos sus derechos elementales.

VIDEOS