miércoles, 7 de octubre de 2015

Cierra septiembre con alza continuada en los precios agropecuarios en Cuba

Un vendedor por cuenta propia oferta varios productos en su tarima, situada en un mercado agropecuario de Centro Habana/ Foto: Elio Delgado.

Por Mario Hechavarría Driggs/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- La malanga, vianda más usada en la preparación de la comida infantil en Cuba, alcanzó el tope histórico de siete pesos la libra en los mercados agropecuarios al cerrar septiembre.

La mayoría de los productos en venta subieron igualmente de precio. Un listado de alimentos básicos en venta libre muestra la tendencia:
Carne de cerdo limpia, de 35 a 50 pesos la libra; frijoles diferentes tipos, entre 14-16 pesos la libra; especias como el ajo también aumentaron su cotización por unidad, ahora de menor tamaño por los mismos 3 o 4 pesos la cabeza.

La lista resultaría interminable. La única excepción la constituye el aguacate, cuya abrumadora oferta ha determinado un ligero descenso, cinco pesos, en el precio callejero, sobre todo por parte de los vendedores ilegales.

Al cabo de cuatro años de implementada la llamada “actualización del modelo económico cubano”, razón básica del pasado Congreso del Partido Comunista de Cuba, los cubanos no aprecian una mejoría en su diaria angustia relacionada con la alimentación.

Vendedor por cuenta propia con productos marchitados/ Foto: Elio Delgado.

La agravante viene dada por la reiterada escasez de otros segmentos del mercado nacional, bajo férreo control estatal.

Las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), acusan un permanente desabastecimiento de cárnicos, especialmente el pollo en sus tradicionales variantes de muslo (1/8) y muslo-contramuslo (1/4).

En la Plaza Carlos III, una de las TRD de mayor capacidad de la Ciudad, la cliente Alba Rosa, dueña de una paladar, opinó que “hay que comprar por cantidad cuando llega el pollo, porque después no sabes si aparecerá en la semana siguiente”.

Los precios en divisas no bajan, subieron años atrás unos centavos. Existen productos en baja casi permanente, entre ellos el Vinagre, el Vino Seco y las salsas de tomate, básicos en la preparación de las comidas.

Julián, un señor mayor de avanzada edad, expresó: “Si no compro hoy, se lo llevan todo, usted ve a los acaparadores con el carrito lleno y ¡tremenda cola!”.
Mientras que Ana María, vendedora de Carlos III, señaló: “No podemos determinar sobre los surtidos, cuando llegan, aproveche la oportunidad, después nunca se sabe”.

Una señora compra carne de cerdo en uno de los mercados de La Habana/ Foto: Elio Delgado.

Quedan fuera del análisis otros segmentos de mercado bajo control estatal, cuyos precios se mantienen hasta ahora inalterables, pero con la marca de la escasez y de la inesperada ausencia de los productos, entre ellos el huevo, a 1,10 pesos por unidad. Encontrarlo puede suponer una mañana de cacería para cualquier padre o madre de familia empeñada en abastecer su hogar.

COMIDA PARA CUATRO PERSONAS

Preguntando a diversos consumidores, alcanzamos una media racional en torno a cuánto vale la comida de cuatro personas, familia ideal, digamos, un domingo:
Dos libras de carne de cerdo o un kilogramo de pollo= 90 pesos nacionales o su equivalente en divisas (unos 4 dólares); ensalada= 15 pesos; viandas= otros 20; frijoles= 15 pesos al menos. Si compras arroz de calidad-argentino o brasileño- cinco libras serán 25 pesos. Agregue especias y demás detalles, serán unos 250-300 pesos (de 10 a 15 dólares).

Comparación ilustrativa, este domingo en su habitual sección de ofertas laborales, Tribuna de La Habana escribió: “Subdirector Contable Financiero, salario 490 pesos; Especialista B en Gestión Económica, 395; Especialista en Gestión Comercial, 395; todas de nivel superior.”


Los datos indican que una compra actual de fin de semana supera con creces la cuarta parte del salario mensual de muchos graduados universitarios, inclusive dirigentes empresariales.

VIDEOS