lunes, 26 de octubre de 2015

Bayamo: aspectos fundamentales de una ciudad

Bayameses hacen cola en un mercado agropecuario/HP

Por Ricardo Sánchez Tamayo/ HABLEMOS PRESS.

BAYAMO.- Sobre los adoquines de la ciudad de Bayamo se interpretó por vez primera, el 20 de octubre de 1868, el Himno Nacional Cubano, es por ello que la fecha aparece señalada como el Día de la Cultura Cubana.

Sin embargo, ciertos aspectos de esta villa, segunda fundada por el adelantado de la Corona española, Diego Velázquez, tal vez no sean demasiado conocidos, amén de su condición de “Monumento Nacional” y “Cuna de la Nacionalidad Cubana”.

Sobre algunos de estos detalles habla el historiador Aldo Daniel Naranjo: “En el año de 1517 Juana la Loca, hija de los Reyes Católicos y reina de España, concede un escudo de armas a Bayamo, que fue el primero asignado a pueblo alguno en el Nuevo Mundo. En la década de 1570, esta ciudad era la más próspera de las villas de la Isla al contar con un tercio de la población existente en esos momentos. En 1766 existía aquí una Escuela de las Primeras Letras, Cuentas y Latinidad en el convento de San Francisco.”

En el territorio que ocupa hoy el municipio Yara, tuvo su primer asiento la villa San Salvador de Bayamo. En este sitio sagrado de la patria, fue raptado por el corsario francés Gilberto Girón, el 29 de abril de 1604, el obispo de Cuba Fray Juan de las Cabezas Altamirano.

Este hecho, unido al rescate del obispo, sirvió de inspiración a Silvestre de Balboa Troya y Quesada para escribir, en 1608, el que hasta ahora se tiene como primera obra lírica de la literatura cubana: Espejo de Paciencia.

La bayamesa, considerada la primera canción romántica cubana, fue escrita por José Fornaris, puesta la música por Céspedes y Del Castilloe interpretada por el tenor Carlos Pérez Tamayo.

Bayamo, capital actual de la provincia Granma, conserva su nombre aborigen y es la patria chica de próceres como Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera, Maceo Osorio y de artistas como Pablo Milanés y Mundito González.

La pervivencia de rasgos de la cultura indígena con sus leyendas y sus areitos en los descendientes de indocubanos, tan numerosos en la zona, y la relativa debilidad de los rasgos esclavistas son otros dos componentes importantes a la hora de la caracterización socio-cultural de los bayameses.

Pero su impronta en la senda de la patria, según Ludín Fonseca, historiador de la ciudad, “le señala siempre presente. La etapa final de la lucha del pueblo cubano por su definitiva independencia tuvo en Bayamo a una ciudad aliada y cómplice. Mucho se le debe todavía a esta ciudad. No se le ha cuidado como merece, su arquitectura colonial está muy deteriorada y faltan los recursos para hacerlo. Hay urbes cubanas mejor conservadas que la nuestra, y eso es triste y lamentable.”

El investigador Ángel Lago Vieito la redefine en su artículo La Identidad Cultural en el Bayamo Colonial:
Bayamo fue considerado como el pueblo más díscolo y pleitista de la Isla; los capitanes generales sostenían el criterio de que sus habitantes eran desobedientes, no cumplían las disposiciones de las autoridades superiores, y cuando se intentaba castigarlos no era posible hacerlo porque se refugiaban armados en los montes.

De esa razón de fuerza y espíritu la ciudad nueva se nutre y se levanta. Y su pueblo, expresando la variedad de modos de percibirla, de pertenecer a ella, hace ofrenda al altar supremo de la patria perfeccionando su cultura como arma y escudo, futuro de gloria permanente por el bien de la nación cubana. 

VIDEOS