domingo, 27 de septiembre de 2015

Santiago de Cuba, los parques: maquillaje de una ciudad

Imagen de satélite.

Por Ángel Silva/ HABLEMOS PRESS.

SANTIAGO DE CUBA.- La esquina de Santa Lucía y San Félix, en el Centro Histórico Urbano de Santiago de Cuba (en lo adelante CHU), fue hasta hace poco un espacio reservado para la construcción de una residencia que alojaría a estudiantes del Conservatorio Esteban Salas.

La instalación, que ahora es un “parque”, hubiera resuelto problemas de transporte al estudiantado de nivel medio de Música, debido a que estos, en su gran mayoría, provienen de regiones distantes dentro de la misma provincia, lo que hubiera favorecido un mayor aprovechamiento de la jornada académica.

La decisión de cambiar los planes y hacer un parque allí, representa la distracción de una necesidad apremiante, y una tendencia general en Santiago de Cuba, donde ante la imposibilidad de reconstruir o restaurar viviendas o locales estatales ha propiciado que los terrenos baldíos se conviertan en áreas poco funcionales.

El gobierno de la Ciudad encontró en esta estrategia una solución rápida y superficial a la paradoja que representaban algunos inhabitables en pleno CHU, a unos pocos meses de que la ciudad cumpliera sus 500 años de aniversario.

El arribo, en el marco de esta fecha de celebración del presidente del Consejo de Estado de Cuba, Raúl Castro Ruz y otras figuras importantes del gobierno, impuso que se aplicara esta emergencia en lugar de un proyecto de restauración capital que respondiera a una función urbanística y arquitectónica estudiada. Otra vez una decisión festinada posterga obras sociales de importancia, como tiendas o la propia residencia estudiantil.

Pero la construcción de algunos parques tampoco es una alternativa estética para el aspecto de ruina que mostrarían los edificios. El parque enclavado en la esquina de Calvario y San Basilio es un ejemplo de ello. El mismo se erige de manera descuidada sobre ruinas donde pueden verse los ladrillos carcomidos en las paredes de construcciones colindantes.

Otros ejemplos abundan en zonas que, aunque trascienden el propio CHU, son prominentes por su ubicación. El parque ubicado en 4ta. y Avenida Garzón, sustituye un punto de venta de la cadena de tiendas TRD, y el parque infantil de 3ra y 6ta, en Vista Alegre, muy visible desde la Carretera del Caney, ocupa el espacio de lo que fue una empresa de la construcción.

A este ritmo, la gran cantidad de construcciones antiguas que conforman el Centro de la Ciudad, hoy lotes en desuso, podrían convertirse en áreas subutilizadas si no se logra una intervención con alguna utilidad social definida.

Cierto es que se han reparado e inaugurado, a tenor de la Fecha, una cantidad considerable de establecimientos, sobre todo de índole gastronómica, pero debe considerarse cuánto las funciones de los mismos satisfacen el abanico de necesidades sociales que presenta la Ciudad. Adentrarse en los problemas medulares de la sociedad, sería un buen principio para la planificación urbanística. 


Quienes ven en esta alternativa de los parques la resolución a un problema, deberían replantearse, por ejemplo, la gran dificultad que persiste en el fondo habitacional de la ciudad y en los servicios, antes de continuar maquillando la Ciudad por su quinto centenario. 

VIDEOS