viernes, 11 de septiembre de 2015

Salud Pública cubana: Indiferencia criminal ante contaminación

Policlínico de Palma Soriano.

Por Denia Fernández Rey/HABLEMOS PRESS.

Palma Soriano, Santiago de Cuba.- Mirenia María Ferrales Pereira, especialista en Higiene y Epidemiología, está a cargo del laboratorio  ubicado  en la calle 26 de Julio, entre las calles Moncada y Ríus Rivera en esta ciudad. Ferrales presentó una queja a la Dirección Provincial de Salud Pública, refiriendo que para trabajadores y pacientes necesita abundantes medios de protección como nasobucos, guantes, batas y otros, pues la norma sanitaria es que deben ser utilizados una vez y luego desechados.

Contra todas las reglas higiénicas, los medios que disponen son esterilizados muchas veces, y los guantes,  en extremo importantes para no contaminarse en el contacto manual con bacterias, virus u otros peligrosos agentes, de sólo ponérselos se rompen. En esas peligrosas condiciones están trabajando a diario.

El director de salud pública provincial respondió que ese problema no tenía que ver con ellos, y que mucho menos había porqué preocuparse,  que en Cuba la salud era gratuita, y que lo mejor que la especialista podía hacer era tener cuidado e intentar no contaminarse.


Un medico graduado de medicina general en Cuba gana alrededor de 60 dólares mensuales, mientras que un trabajador común 20 y un jubilado menos de 8.

VIDEOS