domingo, 27 de septiembre de 2015

Otra jornada empobrecida con mentira sobre los CDR

Pobladores de Santiago de las Vegas, municipio Rancho Boyeros, toman un autobús.

Por Oscar Sánchez Madan/ HABLEMOS PRESS.

MATANZAS.- Es un día como otro cualquiera en la Cuba mancillada por los hermanos Castro. La Habana, donde el transporte público no mejora, tiene gente que corre detrás de los ómnibus repletos, intentando abordarlos con la misma agilidad con la que un león persigue a su presa.

Tanto en la capital como en el interior del país, los días que anteceden al aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), son jornadas aburridas. Tradicionalmente los medios se llenan de promociones y llamados a la celebración de tan aciaga fecha.

Mientras sus funcionarios califican de gloriosa a una de las mayores organizaciones de masas del país, los ciudadanos batallan para encontrar los encarecidos alimentos, la ropa, los zapatos y otros productos para el hogar.

Muchos no tienen dinero suficiente para comprarlos. Frases como “hijo confórmate con un pantalón”, o “niña no puedo comprarte este vestido”, se escuchan en cualquier rincón de la Isla.

Como el 28 de septiembre está cerca, y el oficialismo pretende festejar el cumpleaños de una de sus organizaciones más útiles para la vigilancia de la ciudadanía, la prensa gubernamental lanza su andanada de mentiras en favor de la citada agrupación.

Inquieta saber que a los consumidores del régimen no les importe tergiversar los hechos históricos, violando la ética periodística cuando saben que está en peligro el prestigio de uno de los pilares del sistema político, fundado bajo la égida de la hoz y el martillo, símbolos imperecederos de los regímenes totalitarios de izquierda.

Sin embargo, el poderoso sistema de propagandas comunista, no logra cambiar la negativa opinión que tiene el pueblo sobre los CDR.

La periodista Yaindima Díaz Gómez, del semanario oficialista Girón, publicó un artículo en el que afirma que los CDR son una organización “presta al llamado de la nación”. Yaindima, los llamados en Cuba son una atribución exclusiva del dictador, el cual usa a sus poleas transmisoras para que los difundan.

Aunque el régimen trata siempre de que el pueblo recuerde los aniversarios de los CDR, pero en las ciudades de Matanzas, Santa Clara y otras, la ciudadanía habla sobre la reciente visita del Papa Francisco.


Muchas personas manifiestan su esperanza de que la atmósfera de escasez, miedo y falta de libertades que los agobia, cambie tras las palabras con las que los animó el Santo Padre.

VIDEOS