lunes, 28 de septiembre de 2015

Mendigos y marginados: cubanos afectados por la economía

La tasa de pobreza aumenta y la mayor parte de las familias no están recibiendo la ayuda económica necesaria.

Por Arián Guerra Pérez/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Las autoridades cubanas no pueden solucionar las necesidades de las personas en lo que a vivienda se refiere, y miles de ellas se ven privadas de este bien fundamental debido a que no disponen de los recursos económicos necesarios para poder adquirir una vivienda de tipo "regular".

Los extremos de pobreza y desigualdad se han ido incrementando en los últimos años en Cuba. Cabe mencionar que muchos países han hecho grandes esfuerzos para combatir la pobreza mundial. Esfuerzos que dentro de los límites de la Isla han sido inútiles, ya que continúa en deterioro la situación económica del país.

La falta de viviendas y de alimentación es la principal causa que afecta a los grupos sociales más desprotegidos, marginándolos y generando una gran brecha entre las distintas clases sociales. Así, estos grupos quedan incluso de una esperanza de mejoría en su calidad de vida.

Son familias que viven en condiciones sumamente precarias, careciendo incluso de vivienda, alimentos, ropa, agua potable, y otras necesidades básicas.

Desempleo, enfermedades, avanzada edad y la carencia de una vivienda, son algunos de los rasgos comunes de esta nueva capa social.


Las restricciones en el acceso a los servicios e ingresos necesarios para tener un nivel de vida aceptable, hacen que exista una alta correlación entre pobreza y exclusión social, deficientes condiciones de vida y escasos recursos económicos.

Así también puede ser resultado indirecto de procesos de desarrollo, ya sea por el hecho de seguir ciertos ideales de una comunidad, por una precaria situación económica, o bien en algunos casos se produce cuando la sociedad responde a los intereses de un grupo minoritario que ejerce el poder.

También existen los asentamientos irregulares son un problema significativo, especialmente en los países del Tercer Mundo, los cuales albergan a la mayoría de los habitantes más desaventajados.


Estos toman forma de establecimientos espontáneos sin reconocimiento ni derechos legales, expandiendo los bordes de las ciudades en terrenos marginados que están dentro de los límites de las zonas urbanas.

VIDEOS