sábado, 19 de septiembre de 2015

La conexión en Cuba: Privilegio y Sacrificio

Cubanos conectados a la red Wifi en el Parque Fe del Valle del municipio Centro Habana.

Por Ángel Silva/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Las condiciones de las áreas para el acceso a Internet no parecen ser las más idóneas. En el municipio capitalino de Centro Habana, el Parque Fe del Valle es uno de los puntos más frecuentados para el acceso, sin embargo está cubierto de árboles muy desatendidos que ponen en peligro a los usuarios de la wi-fi. 

Víctima de estas condiciones fue un niño que sufrió sobre sí la caída de una rama de árbol. Los habituales del lugar comentan que, entre los traumatismos, debió tener fracturas graves en la columna vertebral.

Esta situación se repite también en la zona wi-fi de la calle 23, en el Vedado. Los que se conectan allí, se aglomeran a lo largo de ambas aceras de la calle enrareciendo o bloqueando el acceso a establecimientos importantes como: el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), el Hotel Habana Libre y la  Biblioteca Médica Nacional. En esta última fue necesario poner una cinta de seguridad para impedir la penetración de usuarios a sus portales.

El no acondicionamiento de los puntos de conexión y el rango limitado de la wi-fi, solo propician que la enajenación devenida por la Internet se convierta, además del enrarecimiento del entorno, en un peligro para los usuarios.

Estas aglomeraciones en los puntos de conexión, también se repiten en las oficinas comerciales u oficinas multiservicios de ETECSA, donde la adquisición de un cupón de recarga para la cuenta Nauta, o de una tarjeta para los usuarios que no poseen dicha cuenta, se oferta, mínimo, por el precio de 2 cuc la hora de servicio.

Pero las filas para acceder a estas instalaciones pueden ocupar hasta más de medio día. A este inconveniente, los competidores del mercado negro hallaron la solución de compararlas al por mayor y revenderlas a 3 cuc en los mismos sitios de conexión; por lo que, este último precio, suele ser el habitual.

Todo esto impone a usuarios el aprovechamiento máximo del tiempo de conexión, sobre todo cuando el esfuerzo para usar este servicio tiene, mayormente, una finalidad tan sensible como la comunicación con los seres queridos.

Es innegable que estos socorros inician la presencia de Cuba en el ciberespacio y que sus posibilidades han convertido a los usuarios,  aún los de menor solvencia económica, en adictos a la Red. Algunos cibernautas eligen incluso, en detrimento de otras necesidades, conectarse.


Pero los inconvenientes que frecuentan estos servicios no son un indicio de buena salud para ETECSA. El acceso a ellos creemos que necesita mayor viabilidad. La normalización de este proceso exige que, para los cubanos, la conexión deje de ser privilegio y sacrificio a la vez. 

VIDEOS