jueves, 3 de septiembre de 2015

Cuba, la capital de algunos cubanos

Cubanos toman un camión en la capital. Foto/ Elio Delgado.

Por Weiner Martínez Estepe/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Muchos cubanos actualmente son deportados a sus provincias de origen por las autoridades policiales de La Habana.

Este fenómeno responde a un programa que el régimen cubano dispone, según el cual se puede sancionar a aquellos que permanecen ilegalmente en la capital, con periodos de hasta cinco años sin derecho a viajar a la misma.

Cada cubano, residente en otras provincias, al arribar a La Habana, tiene derecho a una residencia transitoria o temporal si un familiar tiene propiedad de una vivienda y capacidad de sacar un permiso transitorio, que le autoriza a permanecer durante un máximo de seis meses, con el objetivo de conseguir trabajo o atenderse con médicos. La misma solo se puede prorrogar una vez más, pasado el término de un año, es obligatorio regresar a su provincia de origen.

El documento legal es otorgado en las oficinas del Carné de Identidad, a través de las Direcciones Municipales de la Vivienda y con previa autorización del Gobierno Municipal. Su uso es obligatorio y el portador debe presentarlo adjunto al carnet de identidad, so pena de ser deportado.

“Las personas detenidas por estas razones son encerradas en un calabozo por períodos de hasta una semana, para luego ser devueltos en un tren de pasaje que cubre la ruta Habana-Guantánamo. Ya en sus provincias, las autoridades les redactan un acta de advertencia, y luego de tres actas acumuladas, se prohíbe al sancionado visitar La Habana por periodos de hasta cinco años”, explicó Ramona Aguiar, residente en la capital y originaria de Holguín.

Los trámites para el cambio de dirección hacia la capital suelen ser largos y complejos.

Comenta Ramona que su esposo “está deportado para Holguín y no le permiten regresar, porque ya lo han detenido tres veces. Tenemos una niña de cinco años y todo esto es un problema, porque él viene y tiene que estar escondido como un prófugo. Así viven miles de personas en la actualidad en esta ciudad.”

Las empresas estatales en La Habana no permiten la contratación de personal sin que antes se presente el carnet de residencia, en caso de no tener el cambio de dirección actualizada.


A pesar de que la Constitución de la República de Cuba hace referencia, en uno de sus artículos, a la posibilidad de libertad y movimiento dentro del país a sus pobladores, este tipo de decreto no parece aplicar en La Habana, donde el sistema para convivir se asemeja más a la entrada a un país que a la capital de algunos de sus ciudadanos. 

VIDEOS