miércoles, 2 de septiembre de 2015

La ausencia de libertades, el más grave conflicto en Cuba

Por Oscar Sánchez Madan/ HABLEMOS PRESS.

MATANZAS.- La principal dificultad que han enfrentado los cubanos en las últimas cinco décadas es la ausencia de libertades básicas. Han tenido que vivir bajo un régimen policial y monopartidista cuyos funcionarios actúan como dueños de la vida de las personas.

Los casi 200 arrestos de disidentes pacíficos que tuvieron lugar en todo el país el pasado fin de semana, evidencian que el régimen de Raúl Castro no tiene como prioridad ponerse a tono con lo expresado en los pactos internacionales de derechos humanos.

Desde 1959, año en que la dinastía castrista asumió el poder en la Isla, ha resultado difícil para las ciudadanas y los ciudadanos organizar reuniones y manifestaciones públicas al margen de la tutela de Estado.

El ejercicio del derecho a la libertad de expresión ha sido permitido solo a quienes comulgan con la ideología oficial, como establece la constitución impuesta por el ex dictador Fidel Castro en 1976.

A pesar de que Cuba ya restableció las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y sostiene conversaciones con la Unión Europea  para buscar un acercamiento mutuo, la represión contra el pueblo continúa.

El hecho de que el mundo democrático sea ahora más compasivo con el régimen no ha servido para mejorar la vida de la población. Raúl Castro sigue sin ratificar, ni implementar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; instrumentos jurídicos aprobados en 1966 por la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas. Ello ha impedido a los nacionales ver realizados sus ideales de ser libres.

Bajo un régimen militar que se permite cuartar la libertad de movimiento de un artista como el del reconocido cantante de rock Gorki  Águila, como sucedió el pasado 14 de agosto en La Habana, no es posible disfrutar de libertades.

Pocas personas entienden el hecho de que los trabajadores cubanos no puedan ejercer el derecho a la huelga para presentar demandas laborales.

Cuba se lamenta por los cientos compatriotas fusilados y las decenas de miles de encarcelados por razones políticas en los últimos 56 años, no olvida a los vejados y torturados en los centros de detenciones y los que marcharon al exilio.

Como expresara el poeta cubanoamericano Richard Blanco en su poema Cosas del Mar, los cubanos “hemos guardado nuestros lamentos y memorias que no podemos soltar de las manos”.


Urge garantizar a toda la ciudadanía el pleno ejercicio de sus derechos y libertades. Esta es una demanda razonable y necesaria, para ello será imprescindible que el pueblo cubano exija con determinación al régimen que cambie el injusto ordenamiento jurídico existente en el país y dé pasos firmes que conduzcan a la instauración de un verdadero Estado de Derecho.

VIDEOS