jueves, 3 de septiembre de 2015

Cuba, un país detenido en el tiempo


Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.
  
LA HABANA.- Luego del anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU el 17 de diciembre del pasado año, en el mundo aumentó el interés por visitar Cuba. A gran número de  los que acuden les llama mucho la atención un país que parece estar detenido en el tiempo.

Autos antiguos; una glamorosa ciudad inmovilizada desde la década de los 50 del pasado siglo y ahora prácticamente en ruinas;  ausencia de facilidades para conectar con Internet; el propagado uso de propagandas y lumínicos que destacan el consumismo existente en otros países y  ausente en Cuba…. Todo ello es  curiosidad de  los que desconocen,  o que quizá no les interesa cómo viven realmente los cubanos.

En los últimos meses visitaron la isla modelos famosas como Naomi Campbell, Paris Hilton y más recientemente la cantante barbadense Rihanna. Y también  acudieron otros afamados artistas como Enrique Iglesias y Marc Anthony. Y en fotos y videos que realizaron todos ellos reflejaron el contraste entre la supuesta alegría del pueblo  y un escenario de miseria.

Con similitud a la elección de locaciones que denotan  pobreza en  países de África como Sierra Leona,  y Haití en América y el Caribe, al parecer ahora Cuba es un nuevo destino de pobreza chic, quizá con la diferencia de que los cubanos suelen ser más instruidos y en extremo amistosos con los extranjeros.

El contraste entre glamour y pobreza se manifiesta claramente en  el video-clip “Bailando”, de Enrique Iglesias con Gente de Zona,  probablemente uno de los diez más vistos en el mundo. Como fondo de las estrellas que aparecen en el material fílmico, es fácil constatar  el interés por resaltar las cochambrosas edificaciones habaneras y el deterioro físico y aspecto miserable de las personas que sirven de fondo.

Y por si fuera poco, en su reciente visita a Cuba, el Secretario de Estado Norteamericano John Kerry tuvo como decoración unos autos antiguos de los que abundan en la isla. Estos vehículos aun existen no por algún interés oficial ni privado por conservarlos o coleccionarlos, sino porque después del año 1959 no se venden nuevos autos a privados, por lo que el pueblo tuvo que arreglárselas con los que ya circulaban.

En aquella época,  en nuestro país el promedio de  vehículos de este tipo era de uno por cada 39 habitantes. Y es que por esas fechas no existían tantos en el mundo.  En una breve comparación, digamos que en aquella época en Rusia el promedio era de uno por cada 400.


Algunos medios resaltaron estas visitas como  intentando incentivar a los turistas para que visiten más la Isla. Y muchos de ellos acudirán a ese llamado. Sin embargo, no tendrán en cuenta que ese aislamiento,  paisaje inmóvil, regreso al pasado, o como se le pueda llamar a lo que ellos buscan, tiene el precio del sufrimiento de un pueblo que lleva más de  medio siglo con un gobierno totalitario en el poder. No es por su propia voluntad que el pueblo cubano decide o no utilizar Internet,  ser transeúnte o dueño de un auto, o residir en un edificio en ruinas, tener que comer un alimento u otro, o en general vivir como no lo desea.  

VIDEOS