martes, 8 de septiembre de 2015

Cuba: Batas sanitarias ponen salud pública en peligro

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- A diario vemos en las calles de las ciudades y poblados de Cuba como muchas personas deambulan exhibiendo una bata sanitaria. Muchos de ellos son trabajadores de la salud. Sin embargo, tal desenfadada práctica en muchos casos trasgrede las normas de higiene más elementales.

El uniforme hospitalario debe ser de uso exclusivo en hospitales u otros centros de salud. No debería utilizarse fuera de ellos,  ya que ese uniforme pudiera estar contaminado. La indumentaria protege al personal que en ellos labora del contagio con algún germen. Además de cuidar su ropa, también evita que transporte a peligrosos microorganismos fuera del centro, e incluso a su propia casa.

En un tiempo pasado, las autoridades sanitarias en la isla mostraron interés en el asunto, pero como toda campaña desplegada por el Estado, fue quedando en el olvido. Lo cierto es que hoy en día vemos en las calles personal vestido hasta con la ropa que utilizan en los salones de operaciones. 

La escasez de otra indumentaria para ir a trabajar, la falta de control, el desconocimiento de las consecuencias y el desinterés de los responsables en formar a los que laboran en este sector, hacen posible que esto suceda. Lo cierto es que al permitir que el personal de salud se convierta en un trasmisor de enfermedades, se pone en riesgo constante la salud del resto de los ciudadanos.

En ocasiones, el uso de los atuendos médicos es utilizado para conseguir que algún chofer “sensible” les recoja para trasladarse al trabajo, o resolver alguna u otra necesidad que se tenga. Propicia esas conductas que los salarios del personal de Salud Pública en Cuba promedian unos 30 ó 35 dólares al mes, lo que resulta insuficiente.

Los trabajadores de la salud son admirados por la población, la que conoce las necesidades y labor meritoria que desempeñan, pero esto no basta. También deben ser retribuidos económicamente, para que así  contribuyan mejor a preservar la salud de la población.

La bata médica no debe ser utilizada para que en las calles nos  identifiquen como profesionales de la salud. Ese reconocimiento debe  estar basado en la manera  de actuar con nuestros semejantes y la vida próspera que logremos como fruto de nuestro esfuerzo.


Muchos profesionales de la salud están convencidos que en cualquier lugar resulta adecuado el uso de la bata sanitaria, lo que es totalmente erróneo. Es  un deber de los que forman a médicos, enfermeros y técnicos de la salud, inculcar el comportamiento ético y cómo preservar nuestra salud y la de los demás ciudadanos con el uso adecuado de las normas de higiene.

VIDEOS