miércoles, 9 de septiembre de 2015

Alarma higiénica y epidemiológica en Matanzas

Provincia Matanzas.

Por Oscar Sánchez  Madan/ HABLEMOS PRESS.

MATANZAS.- El escenario higiénico y epidemiológico resulta preocupante en el territorio matancero, a pesar de los esfuerzos realizados por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y diversas instituciones estatales para sanear el entorno.

Así lo indican los brotes diarreicos de dengue (el dengue en una enfermedad que puede provocar fiebre elevada, dolor intenso en los ojos, trastorno del gusto, vómitos y malestar en general), e influenza AH1 N1 (dolencia que afecta las vías respiratorias), afligiendo a no pocos ciudadanos.

Los indicadores de infestación se elevaron en varios municipios, entre ellos Jagüey Grande, Unión de Reyes, Jovellanos, Cárdenas, Matanzas y Colón. Al concluir la primera quincena de agosto se  detectaron 6764 viviendas o sitios con focos de Aedes Aegypti, cifra que supera en 3197 al mismo período del año 2014.

Entre el 7 y el 24 de agosto fueron ingresadas 33 personas con dengue en el hospital “José Ramón López Tableares” de la ciudad cabecera. Se conoce de otro  numeroso grupo de enfermos que fueron atendidos en sus propias viviendas.

De acuerdo con informaciones de médicos y trabajadores de la salud, que prefirieron el anonimato por las restricciones que imponen el régimen a la libertad de expresión, se estima que al menos medio centenar de ciudadanos  resultaron infectados durante el periodo estival. Pero lo más preocupante es que también se  detectaron personas enfermas con la influenza AH1 N1.El 24 de agosto  pasado se  encontraban ingresadas cinco pacientes en la sala L para embarazadas  del Hospital “Faustino Pérez”. Al respecto, el gobierno local nada informó.

Un obstáculo para las labores preventivas que realiza el  MINSAP lo constituye la “negativa de la población a la fumigación de la vivienda, los escombros en las calles y la indiferencia de quienes por razones de trabajar fuera de su casa, no buscan alternativas para que aun así se efectué la revisión de la misma”. Así lo manifestó a la prensa gubernamental Fernando Acebo Figueroa, director del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología.

Sin embargo, mientras los funcionarios culpan a la población de este problema, hay instituciones estatales que descuidan la limpieza de sus áreas y no realizan las debidas inspecciones para descubrir focos del mosquito trasmisor del dengue.

Por el mismo gobierno fue calificada como deficiente la cobertura de operaciones  efectuada por los  miembros en la brigada de la campaña anti vectorial del municipio de Jagüey Grande. Además, muchas personas no cumplen las indicaciones del  MINSAP tendientes a evitar el contagio con la influencia AH1 N1. 

Ante la ausencia de información detallada sobre los afectados, la ciudadanía se descuida. Cada año un amplio sector de la población en Matanzas padece de enfermedades diarreicas, sobre todo en el verano. En buena parte se debe al deterioro de las redes de suministro potable, las que tienen muchos salideros. Cuando el abastecimiento del preciado liquido se interrumpe, las tuberías absorben las impurezas.

Aunque son estables la recogida de basura y la limpieza de las calles, en no pocas ocasiones surgen problemas causados por roturas de trasporte, incumplimientos de tareas por parte de los trabajadores de la Empresa de Servicios Comunales o falta de control de los directivos de esta entidad estatal.
En este contexto, urge que tanto la población como los gobiernos municipales y las instituciones subordinadas incrementen la vigilancia las labores de saneamiento en cada lugar.

También es necesario que se complete el personal encargado de las fumigaciones y que el oficialismo brinde una información más precisa sobre los citados brotes epidémicos.  

VIDEOS