viernes, 21 de agosto de 2015

Política del “no hay” en la salud pública de Cuba

Fotografía de los archivos de HABLEMOS PRESS.

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- En Cuba, desde principios de los años 90 y el llamado Período Especial, se instauró la política del “no hay”, cada vez que se necesita algo. Esto se produjo luego de las carencias sufridas tras la caída del Campo Socialista, cuando se le pedía al pueblo ahorro y resistencia.

Así surgió el lema “hacer más con menos”, que abarcó todos los sectores de la vida cotidiana, sufriendo la nación una etapa de gran miseria, solo comparable con las carencias en países del llamado cuarto mundo, como Sudán, Haití y Zambia. 
   
Lo significativo de esta política es que se ha extendido a sectores vitales como el de salud pública, en el cual las carencias inciden en el trato que merecen las personas enfermas. A diferencia de países supuestamente más pobres, en Cuba se da otra imagen al mundo, de esta realidad.

En los hospitales y centros asistenciales (todos estatales) podemos observar el deterioro de las instalaciones, la falta de iluminación, una estructura no acorde a la funcionalidad de estos centros, donde al parecer los técnicos e ingenieros que los diseñan, desconocen de la materia.

Lo dicho anteriormente sucede por esa política, la cual exige el ahorro de recursos materiales, sin tener en cuenta las necesidades reales en las construcciones y el abasto que necesitan. Esto ha sido comprobado al hablar con varios técnicos de la construcción, quienes me han dicho que no hay recursos suficientes para las obras que elaboran.

No solo existen problemas con la estructura de los centros, sino también con el suministro de medicamentos, instrumentales, equipos y otros materiales muy necesarios para cumplimentar una buena atención.

El personal de la salud trabaja bajo una gran presión, no solo por la situación que enfrenta y por sus malas condiciones de vida, sino también por las equivocaciones que pueda tener en los centros de trabajo, lo cual pudiera ser causa de prisión. Digamos, un mal proceder, sin que se tengan en cuenta las condiciones de trabajo.

Muchos trabajadores de la salud, laboran sin contar con los recursos necesarios para realizar los distintos procederes. Cada uno en su especialidad tiene que innovar y no siempre con buenos resultados para el paciente.


En mi experiencia personal, como médico especialista de cirugía, a diario enfrento este tipo de fenómenos.  

VIDEOS