miércoles, 12 de agosto de 2015

Joven cubana y su hija viven en la miseria

Brígida frente a su casa construida con pedazos de madera y latas.
Por Niober García Founier/ HABLEMOS PRESS.
GUANTANAMO.- Brígida Gainza Limonta lleva algunos años tramitando en las instituciones del Estado con el objetivo de darle las condiciones mínimas a su hogar, donde vive con su pequeña hija de tres años de edad que padece de Epilepsia, sin que hasta el momento pudiera resolver su situación.
Brígida es madre soltera y reside en la calle 8 sur y Serafín Sánchez, en Guantánamo. Su casa cuenta con una pequeña sala, una cocina y un cuarto, con las paredes y el techo en mal estado, sin baño sanitario, agua potable, ni corriente eléctrica. La vivienda está clasificada por la Dirección Municipal de la Vivienda como no inhabitable.
Desde el año 2011, ha recurrido al Partido en los niveles municipal y provincial, a iguales niveles del Poder Popular, a la oficina de trámites y a la Unidad Municipal de Inversión a la Vivienda (UMIV), sin conseguir el subsidio solicitado.
Mientras que en la oficina de Planificación Física le entregaron la micro localización del terreno donde vive y le refirieron que se dirigiera a la Empresa Eléctrica para conectar su vivienda al tendido eléctrico, pero allí le comunicaron que vivía en una zona no servida, por lo que su petición era imposible.
Hay una controversia entre el gobierno, quién me dio el terreno para fabricar mi casa y la empresa eléctrica, la cual afirma que en la zona donde vivo no se puede poner la corriente. Ya no sé a quién recurrir para resolver mi situación”, expresó Brígida muy afligida.
Al igual que esta joven viven cientos de familia en la periferia de la ciudad de Guantánamo, donde se ubica la base militar estadounidense de igual nombre.

VIDEOS