lunes, 17 de agosto de 2015

Es necesario reanimar la educación artística y cultural en Cuba

Jóvenes visitan una exposición en el Centro Hispanoamericano de Cuba. Foto/ Elio Delgado.

Por Oscar Sánchez Madan/ HABLEMOS PRESS.

MATANZAS.- A pesar de que el Estado cubano se esfuerza por mejorar la recreación de la población y la educación artística y cultural, las insuficiencias de recursos, la apatía de muchos funcionarios y la deficiente preparación de un amplio sector de la población para asimilar los productos artísticos y culturales, impiden que se cumpla de forma integral esta importante tarea.

Es cierto que se han incrementado en el país las sanas opciones de esparcimiento en las denominadas Casas de Cultura Municipales, plazas públicas y diversas instalaciones estatales. Han aumentado los eventos artísticos culturales aunque, en no pocos de  ellos se muestran obras de dudosa calidad, sobre todo en los barrios.

Dichos eventos se acrecientan durante el verano, periodo en que muchos trabajadores y estudiantes disfrutan las vacaciones. Estas festividades se concentran más en lugares donde reside la mayor parte de la población, por lo que las personas que viven en las regiones menos pobladas se ven obligadas a viajar a las capitales municipales y provinciales.

Muchos ciudadanos, en especial los jóvenes, optan por disfrutar de la música popular bailable, con el reggaetón como plato fuerte.

No ocurre lo mismo con las exposiciones de artes plásticas, las obras de teatros, los conciertos de música clásica y otras bellas artes. Ello se debe, entre otras causas a deficiencias en la educación de un amplio sector de la ciudadanía.

Unos de los motivos que puede estar relacionado con el problema, es el déficit de maestros en las escuelas y el notorio divorcio entre la enseñanza y la educación artístico-cultural.

Los incentivos a los trabajadores del Ministerio de Cultura y a muchos artistas profesionales y aficionados no se aplican de manera correcta, se abusa de la estimulación moral y no son suficientes los estímulos materiales. 

Asimismo, por razones políticas, se privilegia a los creadores que respaldan la labor del oficialismo, aunque no siempre exhiban trabajos de calidad.

Aunque las autoridades han mejorado el trabajo en este sentido, lo realizado aún es insuficiente. Es lamentable que no pocos artistas aficionados a veces no cuenten con un instructor bien preparado y con ganas de trabajar, que los respalde.

El gobierno ha formado a muchos instructores, pero no todos ejercen su profesión con seriedad. La mayoría son jóvenes que necesitan un apoyo del Estado que en múltiples ocasiones no encuentran.

Cabe destacar que en la última década el gobierno ha mostrado voluntad para resolver todo estos problemas, el sistema de encuestas a la población, pendiente a conocerse sus inquietudes, constituye una clara demostración en este sentido.

Debe lograrse que en las instituciones se encuentren personas capacitadas y con vocación por el arte, además de garantizarse que la población pueda acceder a Internet desde los domicilios para que conozcan de primera mano lo que sucede en el país y en el mundo en materia de arte y cultura.


Solo así se podrá reanimar la educación artística y cultural en la Isla y mejorar las sanas opciones de recreación y participación de la población, en un país donde el Estado lo controla todo.        

VIDEOS