martes, 25 de agosto de 2015

Cubanos cuestionan decisión de Barack Obama

Ciudadanos consultados por el autor de este reportaje. Foto/ Elio Delgado.

Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Tras los acuerdos surgidos del diálogo con el régimen de los hermanos Castro para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, decenas de activistas y opositores cubanos continúan enfadados con el gobernante de los norteamericanos.

Obama no  puso ninguna condición a la violación de los Derechos Humanos. Le siguió el juego a Raúl Castro, aseguran varios opositores.

En diversas entrevistas, algunos agregaron que el estancamiento del país no se debe al embargo, sino al bloqueo que mantiene el régimen contra el propio pueblo.

“Las relaciones estadounidenses sólo benefician al régimen castrista, que utilizará el dinero que recaude para reprimir aún más al movimiento opositor, en especial a las Damas de Blanco. Eso ha sido una inyección que le permitirá al régimen cubano comprar equipos sofisticados para reprimir”, declaró Ángel Moya Acosta, ex prisionero del grupo de los 75.

Mario Alberto Hernández Leiva, ex preso político liberado con posterioridad al inicio del diálogo, en enero de 2015, también expresó su rechazo al acercamiento de Washington y La Habana.

“El régimen no respeta al pueblo cubano y se burla en nuestra cara, por lo que es evidente que tampoco respetará las negociaciones con Estados Unidos”, señaló Hernández.

Para Teodoro Lara, campesino de las cercanías del Central Habana Libre de Artemisa: “El gobierno americano vino a dar la mano al castrismo en momentos en que ya no hay nada que arreglar. Todo está destruido, e incluso la moral de los ciudadanos”, afirmó.

Obama no le pone condiciones al régimen, y ellos continúan haciendo los que les viene en ganas en cuanto a represión, aseguró Juan del Pilar Goberna, vicepresidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, quién reportara más de 600 detenciones por motivos políticos en el mes de julio.

Ivon Lemos Fonseca, una activista de derechos humanos y miembro del Movimiento Damas de Blanco, detenida y golpeada en reiteradas ocasiones, declaró que “Obama quiere cambiar la historia de Cuba-Estados Unidos sin que importe el daño que esto pueda causar a decenas de activistas que hemos luchado durante años”.

Algunos ciudadanos señalan que los mercados estatales de las Tiendas Recaudadoras de Divisas, están repletas de productos de diferentes países, por ejemplo de Argentina, Canadá, Italia, Brasil e incluso de Estados Unidos, pero no son asequibles a los cubanos por sus altos precios. Un trabajador cubano gana un salario mensual promedio  de alrededor de 20 dólares.

“Estamos viviendo días peores que en las pasadas décadas del 70 y 80, cuando podíamos comer algunas laticas de atún, sardinas y chorizos. Ahora es imposible comprar una lata de atún. Cuesta entre 8 y 12 dólares, el salario del mes de un trabajador agrícola”, apuntó  el activista político Maximiliano Sánchez Perea, residente de la localidad de Palmarito de Cauto, en la provincia Santiago de Cuba.


Estamos casi como en el tiempo del periodo especial (1990-2000), asegura Perea, quien no ha notado mejorías desde que se iniciaron las conversaciones del 17 de diciembre del 2014.

Aunque las encuestas aseguran que la mayoría de los cubanos y los estadounidenses apoyan el levantamiento del embargo de Estados Unidos a Cuba, un grupo de activistas y opositores en la isla se sienten traicionados por el gobernante americano.

La mayoría de los activistas entrevistados sugirieron que Obama y los políticos que lo apoyan tienen mucho que ganar y poco que perder.

Otros ciudadanos consultados están muy contentos y esperanzados en que el diálogo de Estados Unidos y Cuba traiga prosperidad económica y libertades para el pueblo, que ha vivido 57 años bajo el yugo opresor de los Castro.  Aunque la gran mayoría no ha visto mejorías desde que iniciaron las conversaciones del 17 de diciembre de 2014.

En una encuesta realizada por vía telefónica entre el 1 y el 15 de agosto de 2015 en un grupo de 50 opositores de diferentes partes de la isla, 38 cuestionaron a Obama por esa decisión y el resto considera favorables las nuevas relaciones.

Decenas de cubanos hacen colas para tomar un autobús en la capital. Foto/ Elio Delgado.


Un aciano vende periódicos en el Parque de La Fraternidad. Foto/ Elio Delgado.

VIDEOS