viernes, 21 de agosto de 2015

Camaronera cubana no paga acuerdo a sus trabajadores

Muestra de camarones tigres capturados en Tunas de Zaza.

Por Weiner Alexander Martínez Estepe/ HABLEMOS PRESS.

SANCTI SPIRITUS.- La Empresa Acuícola Espirituana Cultizaza, primera en el país destinada a la cría y engorde de camarones, incumple con los pagos a sus trabajadores y viola los contratos establecidos, según afirman sus propios empleados.

La Empresa, situada en el poblado Tunas de Zaza, ha incumplido con los sistemas de pago a los trabajadores en reiteradas ocasiones.

Directivos de la empresa no ejecutan los acuerdos de pagos pactados en los contratos, violando así las leyes laborales y convirtiendo los sistemas de estimulación en moneda nacional, sin contar con las masas trabajadoras. 

Comenta un trabajador de la entidad que “luego de la firma y discusión de los nuevos sistemas de pago, algunos trabajadores sobre-cumplieron los planes de producción a nivel de área, devengando salarios por concepto de estimulación de hasta 18 000 pesos”.

“La medida ha creado un descontento general entre los trabajadores”, afirma un trabajador de la entidad, quien pidió permanecer en el anonimato.

“Lo sistemas de pago han sido cambiados y tendrán una afectación de hasta el 70 % para algunos trabajadores directos a la producción. Esto lo hacen con frecuencia. Cuando vienen los directores del grupo que radica en La Habana, imponen los cambios en los sistemas de pago si el trabajador está ganando más dinero de lo normal”.

En la actualidad, los planes de pesca rondan las 250 toneladas, representando menos del 50% de una meta de captura trazada por encima de las 600 toneladas. Cifra que no pocos trabajadores creen excesivas y que no se cumple por falta de seriedad en los pagos de estimulación.

“Luego de firmar los contratos, la empresa no debe cambiar sus sistemas de pago cada vez que quiera, eso es una violación” —comenta el mismo trabajador—. “Muchos de nosotros obteníamos buenas ganancias y teníamos planes con ese dinero”. 
     
Tras una auditoría realizada el pasado mes de marzo, en la que fue sancionado su director general, además de otros directivos, la entidad ha comenzado a dar nuevos pasos en sus métodos de economía interna.

Se realizaron cambios generales con el personal de la entidad y se cambió una vez más el sistema de pago.


Cultizaza cerró el año pasado su ciclo de cría y cosecha con 590 toneladas del crustáceo, muy por debajo del plan anual, afectando así los bolsillos de sus trabajadores.

VIDEOS